Concepto de Adjetivo


Un adjetivo es una palabra cuya función es determinar al sustantivo, otorgándole cualidades y características, modificándolo. Éstos deben coincidir en género y número para establecer coherencia entre ambos. Sin embargo, se debe tener en cuenta que existen algunos que no tienen género específico.

Adjetivos

(Adjetivos. Definición.)

Los adjetivos son grupos de palabras que describen a los sustantivos. Dichos adjetivos pueden clasificarse de la siguiente forma:

Adjetivos Connotativos

  • Calificativos: Una cualidad que diferencia al sustantivo del resto.
  • Epítetos: Una cualidad propia del sustantivo. Ejemplo: La nieve fría.
  • Numerales: Señalan la extensión del sustantivo. Éstos, a su ves, se clasifican en:
  1. Cardinales: Indican la posición numérica del sustantivo. Ejemplo: Uno, dos.
  2. Ordinales: Indican una sucesión numérica. Ejemplo: Primero, segundo.
  3. Múltiplos: Como su mismo nombre lo dice, indica multiplicación. Ejemplo: Doble, triple.
  4. Partitivos: Indican fracciones. Ejemplo: Medio, cuarto.
  5. Distributivos: Sólo se refiere a las palabras “sendos”, “sendas”, “sendo” y “senda”.
  • Gentilicios: Indican nacionalidad, procedencia y/u origen. Ejemplo: argentino, madrileño.

Adjetivos No connotativos:

  • Demostrativos: Señalan distancia. Ejemplo: Aquellos.
  • Posesivos: Indican pertenencia. Ejemplo: Mío, tuyo.
  • Indefinidos: Señalan el sustantivo de forma imprecisa o vaga. Ejemplo: Alguno, cualquiera.


Otra clasificación de adjetivos

  • Restrictivos: Otorgan una cualidad sumamente específica a un sustantivo, haciendo que ese se diferencia del resto. Puede compararse con los epítetos.
  • No restrictivos: Si bien le otorga una cualidad al sustantivo, ésta no lo hace tan específicamente.
  • Graduales: Se compone con algunos adverbios de grado, es decir que determinan algo a medias. Por ejemplo, “La fiesta estuvo un poco aburrida”.
  • No graduales: Son aquellos que indican una comparación, utilizando palabras como “muy” y “tan”, entre otras.
  • Grado extremo: Son aquellos adjetivos que se denominan absolutos, puesto que si bien cumplen una función similar a los graduales, expresan totalidad. Estos adjetivos se los identifica porque usan los sufijos “érrimo”, “ísimo” y los prefijos “super”, “hiper” y “mega”. Ejemplo: Tristísimo. megalítico, paupérrimo.

Apócope

El apócope podría denominarse como un accidente lingüístico de los adjetivos, ya que en ocasiones al mencionar un determinado adjetivo con un sustantivo, el adjetivo pierde algunas letras. Por ejemplo: “Una casa grande” puede apocoparse y terminar siendo “Una gran casa”.


Conceptos Relacionados:

Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.