Resentimiento

Te explicamos qué es el resentimiento y cuáles son las características de una persona resentida. Además, consejos para dejarlo atrás.

Un hombre mira con resentimiento a la distancia.
El resentimiento puede dar lugar a emociones más intensas, como el odio.

¿Qué es el resentimiento?

El resentimiento, a veces llamado también rencor o reconcomio, es un sentimiento de desagrado o disgusto que se le profesa a alguien por considerarlo responsable (directo o indirecto) de algún daño, dolor u ofensa sufrido en el pasado. Esta sensación de malestar puede variar en intensidad, ya sea como una molestia pasajera o como una animadversión permanente, dependiendo de la subjetividad del agraviado y de la seriedad del daño que le fue hecho.

El término “resentimiento” tiene raíces latinas, es una palabra formada fundamentalmente por las voces re– (prefijo latino de repetición o intensidad) y el verbo sentire (“sentir”), por lo que puede entenderse como “volver a sentir lo vivido”. Es decir, que una persona resentida experimenta en el presente el daño o la ofensa sufridos, como si acabaran de ocurrir; dicho de otro modo, no puede o no quiere dejar en el pasado lo ocurrido.

Las causas del resentimiento, sin embargo, pueden ser muy diferentes, dependiendo de cada quién y de los eventos sufridos. Incluso se puede estar resentido no con alguien específico y particular, sino con un cierto tipo de gente o una clase social, por considerarlas responsables de los propios sufrimientos. Esto último se conoce como resentimiento social.

El resentimiento puede engendrar diferentes consecuencias, entre las que se destaca la imposibilidad de empatizar con la persona por la cual se siente rencor, al punto tal de alegrarse por sus desgracias o sufrimientos. Asimismo, el resentimiento puede dar paso a emociones más intensas, como el odio o la ira, que pueden a su vez desembocar en venganzas y hechos violentos.

Puede servirte: Perjuicio

Diferencia entre rencor y resentimiento

En términos generales, el rencor y el resentimiento son exactamente lo mismo. Se pueden usar ambas palabras como sinónimas. Sin embargo, es común que se les distinga a través de ciertos matices de intensidad, que hacen del rencor un sentimiento más grave, fruto de guardar un resentimiento durante mucho tiempo. De hecho, si se busca “rencor” en el diccionario de la lengua, es común verlo definido como “un gran resentimiento”.

Esto parece reflejado en el origen del término “rencor”, proveniente del latín rancor, un derivado del verbo rancescere (“enranciar”) o rancidus (“rancio”). Esta palabra fue empleada por primera vez por el poeta latino Tito Lucrecio (c. 99-55 a. C.), quien la usó como metáfora para referirse a los resentimientos que, de tan añejos, acaban adquiriendo un mal olor, como los alimentos rancios. Visto así, el “rencor” es, literalmente, un rancio resentimiento.

Más en: Rencor

Características de una persona resentida

Las personas resentidas, en general, se muestran ofendidas, adoloridas o rabiosas ante un hecho del pasado, al cual pueden volver con suma facilidad, como si acabara de ocurrir. Prueba de esto es que, si se les pide una explicación, al relatar el daño sufrido volverán a dar señales físicas y actitudinales de rabia o indignación. Esto se debe a que se trata de una herida que no ha podido sanar, y el resentimiento es el síntoma más evidente de ello.

Además, es común que las personas resentidas anhelen cierta reparación, a menudo en forma de disculpas o, cuando se obtiene por la propia mano, de venganza. Así, causarle daño a la persona por la cual se siente resentimiento es comprendido como una forma subjetiva de justicia, aun cuando no lo sea. Asimismo, el afecto, el compañerismo y la fraternidad respecto a quien considera su agresor suelen estar imposibilitadas para el resentido.

Consejos para dejar atrás el resentimiento

Existen diferentes formas de dejar atrás el resentimiento. Causar daño nunca repone el daño recibido y rara vez brinda paz al individuo con resentimiento, por lo que siempre es mejor hacer el trabajo interior y personal para liberar la propia vida de obsesiones con lo ocurrido en el pasado.

Los siguientes son algunos consejos para llevar a cabo esta tarea:

  • Perdonar a quien nos ofendió. La vía más directa a la paz suele ser el perdón, aunque esto no satisfaga las expectativas de justicia del agraviado. Perdonar a quien nos ha ofendido en el pasado puede liberarnos del recuerdo constante de lo vivido y dejar que el dolor sea sepultado por el tiempo. Para esto no siempre es necesario expresarle a la persona agraviante nuestro perdón, basta con que nos lo permitamos nosotros mismos.
  • Contar y revisar lo ocurrido. Este es el camino que se asume en el psicoanálisis y otros espacios terapéuticos similares: hablar de lo sucedido, con la esperanza de poder evaluarlo a una nueva luz y obtener así la sabiduría necesaria para dejarlo ir. Esto puede hacerse en privado, en un entorno seguro, o a través de manifestaciones artísticas, como la escritura o la pintura.
  • Abrazar causas más positivas. El resentimiento puede ser un motor hacia la positividad, siempre que se lo emplee como un camino hacia el bien en lugar de un deseo de causar sufrimiento a otros. Una persona resentida puede dar una salida más amable a su dolor si siente que ello le ha enseñado a causar el bien a los demás y a hacer del mundo un sitio mejor.

Frases sobre el resentimiento

Algunas frases célebres sobre el resentimiento son las siguientes:

  • “Nada consume más rápidamente a un hombre que la pasión del resentimiento” – Friedrich Nietzsche (1844-1900), filósofo alemán.
  • “Es la prueba última del pacifismo que en un conflicto no violento no quede rencor, y que al final los enemigos se conviertan en amigos” – Mahatma Gandhi (1869-1948), político y jurista indio.
  • “El rencor es una efusión de sentimientos de inferioridad” – José Ortega y Gasset (1883-1955), filósofo y escritor español.
  • “Si no estás muerto todavía, perdona. El rencor es denso, es mundano; déjalo en la tierra: muere liviano” – Jean Paul Sartre (1905-1980), autor existencialista francés.
  • “El rencor es como tomar veneno y esperar que mate a tus enemigos” – Nelson Mandela (1918-2013), político y luchador social sudafricano.
  • “Para vivir feliz hay que vivir sin rencor” – Yasmina Khadra (1955-), escritor argelino.

Sigue con: Enojo

Referencias

¿Cómo citar?

"Resentimiento". Autor: Equipo editorial, Etecé. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/resentimiento/. Última edición: 15 de febrero de 2023. Consultado: 28 de febrero de 2024

Sobre el autor

Última edición: 15 febrero, 2023

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)