Concepto de
Conectores Temporales

Te explicamos qué son los conectores temporales, sus tipos, características y ejemplos. Además, otros tipos de conectores.

conectores temporales
Los conectores temporales señalan lo que sucedes antes, después o simultáneamente.

¿Qué son los conectores temporales?

Se llama conectores temporales a cierto tipo de conectores discursivos o marcadores textuales, es decir, de las unidades lingüísticas que permiten vincular dos partes de un texto, brindándole así cohesión lógica.

Estos conectores son fundamentales para lograr un texto fluido y comprensible, y se pueden clasificar en varios tipos, dependiendo del sentido que introduzcan al texto. De ese modo, los conectores funcionan de manera similar a los nexos oracionales, pero en lugar de vincular partes de una oración, vinculan partes de un texto.

Ahora bien, los conectores temporales se diferencian del resto de los conectores en que, como su nombre lo indica, su aparición introduce siempre un sentido temporal, cronológico, en el texto. Es decir, señalan que algo ocurre antes que otra cosa, o después, o simultáneamente, o incluso le aclaran al lector en qué instante de la historia ocurría, de ser necesario.

De esa manera, los conectores temporales se subclasifican en tres tipos:

  • De anterioridad, o sea, que establecen que algo ocurrió antes que otra cosa. Por ejemplo: anteriormente, antes, había una vez, inicialmente, tiempo atrás, previamente, en primer lugar, etcétera.
  • De simultaneidad, o sea, que establecen que algo ocurre al mismo tiempo que otra cosa, es decir, en paralelo. Por ejemplo: al mismo tiempo, simultáneamente, a la par de ello, paralelamente, actualmente, a la vez, a la par, fue entonces cuando, etcétera.
  • De posterioridad, o sea, que establecen que algo ocurre luego o después de otra cosa. Por ejemplo: más tarde, luego, entonces, después, posteriormente, con el paso del tiempo, finalmente, etcétera.

Puede servirte: Discurso

Ejemplos de conectores temporales

A manera de ejemplo, las siguientes son oraciones en las que se hace uso de conectores temporales:

  • El vuelo 590 de British Airways despegó de Glasgow a las 21:00 horas. Simultáneamente, su aeropuerto de destino cesó funciones debido a una tormenta.
  • Alexander Fleming descubrió la penicilina en 1928. Un compuesto que, posteriormente, salvaría millones de vidas.
  • El voto en este país no siempre ha sido universal y secreto. Antiguamente se reservaba para los hombres blancos mayores de edad.
  • Los experimentos se repitieron sin éxito a lo largo de la década de 1960. Finalmente, los fondos que la permitían fueron retirados.
  • La empresa culminó ayer la liquidación de sus acciones, algo que tiempo atrás se pensó como un rumor malintencionado.
  • Continúan los esfuerzos de vacunación en Europa, a la par de los altos índices de contagio de la enfermedad.

Otros tipos de conectores

Además de los comparativos, existen otros tipos de conectores, tales como:



  • Conectores aditivos o de suma. Aquellos que incorporan o añaden ideas, a la manera de una enumeración o de un recuento. Por ejemplo: también, asimismo, ahora bien, por añadidura, etc.
  • Conectores de contraste o adversativos. Aquellos que establecen una relación de oposición entre las ideas enlazadas, de modo tal que los nuevos elementos se oponen a los previos en el texto. Por ejemplo: aunque, sin embargo, no obstante, en contraste con, por otro lado, etc.
  • Conectores de causa-efecto. Aquellos que establecen una relación de causalidad, o sea, de origen, respecto de lo dicho en el texto. Por ejemplo: por lo tanto, entonces, por ende, en consecuencia, porque, etc.
  • Conectores comparativos. Aquellos que permiten introducir un contraste o un cotejo entre dos o más referentes o situaciones. Por ejemplo: así como, del mismo modo que, a diferencia de, por el contrario, etc.
  • Conectores conclusivos. Aquellos que permiten introducir una conclusión, o sintetizar lo ya dicho, o resumir de algún modo lo previo. Por ejemplo: de esta manera, en conclusión, resumiendo, para terminar, etc.
  • Conectores condicionales. Aquellos que establecen una relación condicional, o sea, de probabilidad o posibilidad, respecto a las partes del texto. Por ejemplo: de ser así, suponiendo que, a menos que, siempre y cuando, etc.
  • Conectores explicativos. Aquellos que al ser introducidos en un texto, nos permiten introducir un ejemplo, o llevar a cabo una reiteración, una aclaratoria o algún tipo de giro explicativo. Por ejemplo: es decir, esto es, por ejemplo, dicho de otro modo, etc.
  • Conectores enfáticos. Aquellos que sirven para hacer énfasis sobre lo dicho, o sea, para resaltarlo o llamar la atención especialmente sobre él. Por ejemplo: ciertamente, sin lugar a dudas, como si fuera poco, lo que es peor, etc.

Sigue con: Conjunciones

Referencias:

Última edición: 29 de marzo de 2021. Cómo citar: "Conectores Temporales". Autor: María Estela Raffino. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/conectores-temporales/. Consultado: 07 de mayo de 2021.