Concepto de tiempo

El término tiempo proviene del latín tempus. Como definición general, se entiende al tiempo como la duración de las cosas que se encuentran sujetas al cambio. Sin embargo su significado varía según el punto de vista que se tome y la disciplina en la que sea tratado.

Desde la física es posible definir al tiempo como la separación de los acontecimientos que son sometidos al cambio.  Es también comprendido como un flujo de sucesos. De esta manera los acontecimientos son organizados en secuencias, permitiendo determinar el futuro, el presente y el pasado. El sistema Internacional de Unidades determinó al segundo (S) como la unidad básica del tiempo.

Cuando se habla de la concepción de la mecánica relativista, el concepto de tiempo adquiere una mayor dificultad a la hora de ser definido. Esta noción surge en oposición a la escuela clásica, donde se entendía que el tiempo era algo absoluto, es decir que es una magnitud exactamente igual para todas aquellas personas que lo observen. En la mecánica relativista se entiende que los valores de tiempo pueden variar según el observador, el sistema de referencia que se utilice y el punto en el que se encuentre el observador.

Desde la filosofía el tiempo puede ser definido también de diversas maneras. Este es un concepto que ha sido tratado desde los antiguos griegos y lo sigue siendo en la actualidad. Desde una concepción aristotélica esta noción se encuentra relacionada con el movimiento, tal como en la física.  Es por ello que se definía al tiempo como aquella medida  del movimiento con relación a lo precedido y lo sucedido.  Otros filósofos como San Agustín relacionan al tiempo con el alma. Esta relación se debe a que el pasado es algo que ya no existe,  el futuro algo que vendrá y el presente se escurre, transformándose en un recuerdo, es decir en pasado.  Desde la teoría kantiana se entiende al tiempo como una forma de intuir  lo acontecido, virtud que le pertenece exclusivamente al hombre. Dentro de esta concepción, el tiempo no es relacionado con el movimiento ni con lo externo a las personas, si no como algo interior y personal, que permite organizar las experiencias íntimas.  Actualmente existen diversas posturas en la filosofía a la hora de definir al tiempo, y para ello son utilizadas diversas corrientes, como el existencialismo, el historicismo, etc. Por ejemplo hay filósofos que definen al tiempo como una conformación de dos temporalidades, una externa y otra interna. Otros estudiosos definen al tiempo como la esencia humana.

Otra de las acepciones del tiempo se refiere al tiempo atmosférico. En este caso, es definido como un estado atmosférico en un momento y lugar determinado. Es decir que el mismo depende de factores tales como la presión atmosférica, la temperatura, la nubosidad o la ausencia de las mismas, el viento y sus particularidades, la humedad, entre otros, siempre dentro de cierto espacio. Por otro lado, cuando se habla de clima se hace referencia a la sucesión de los tiempos registrados en un determinado espacio, este es un concepto mucho más general que el del tiempo.

Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.


Artículos Relacionados: