Concepto de Compras


Con el concepto de compra se hace referencia a la acción de obtener o adquirir, a cambio de un precio determinado, un producto o un servicio. Pero también se considera “compra” el objeto adquirido, una vez consumado el acto de adquisición. Podemos decir que el hecho de que se produzca una compra también presume la existencia de otra parte, que es la que recibe el precio pactado por la prestación, es decir, quien realiza la venta. Resulta obvio que cada parte necesita de la existencia de la otra para cumplir su función, lo que se plasma en la conocida expresión “compra-venta”.

No es fácil establecer el origen de las compras en la humanidad, pero se puede afirmar que la compra va ligada a la idea de propiedad, que en el marco de la legalidad solo puede modificarse sobre la base de un acuerdo previo.

Se cree que durante las primeras civilizaciones no existía la compra, ya que el sistema que funcionaba era el de trueque: en vez de que exista un comprador y un vendedor determinado, ambos estaban en igualdad de condiciones entregando una cosa a cambio de otra. Con la aparición de las unidades de reserva, que en los primeros tiempos vinieron a satisfacer necesidades muy básicas asociadas a objetos que no pudieran encontrarse fácilmente en la naturaleza, surge y se expande la compra.

De este modo, a partir de un consenso las personas trataron de acumular objetos para poder luego intercambiarlos sin tener obligatoriamente otra cosa para entregar. Con el tiempo, aparecieron las monedas metálicas o el papel moneda, y mucho tiempo después llegaría el dinero electrónico que simplifica aún más estas operaciones.

Como se señaló, la operación de compra está ligada a su contraparte, la operación de venta. Se conoce como compraventa al fenómeno legal de estas operaciones, que está regulado jurídicamente por los Códigos de Comercio. De este modo quedan claramente especificadas las características de esta clase de acuerdos y los eventuales impuestos o tasas que podrá el Estado exigirles a las partes.

Al consumarse actos de compraventa se generan una serie de obligaciones para cada una de las partes: el vendedor se compromete a garantizar una posesión útil, a conservar el bien hasta su entrega, y a transmitirlo junto a sus títulos de derecho, no entregando nada más ni nada menos que lo acordado. El comprador, en paralelo, se compromete a pagar el precio y los intereses eventuales que se pudieran convenir, y a recibir lo comprometido en el estado que estaba anunciado.

Las empresas suelen contar con un Departamento de Compras, que se responsabiliza de adquirir todo lo necesario para que la empresa opere con normalidad. Debe tomar decisiones en función del precio, la calidad y la funcionalidad, y deberá almacenar lo que compre para luego proveerlo al área que lo necesite.

Psicológicamente, puede decirse que el acto de comprar apunta a la satisfacción de las necesidades individuales. En ciertos casos, las personas adquieren una conducta patológica que las lleva a adquirir todo tipo de bienes, incluso algunos totalmente innecesarios o inadecuados. Para estas personas la compra funciona como “válvula de escape” frente a problemas de estados de ánimo o de depresión, entrando así en un círculo vicioso que sólo se soluciona incurriendo de nuevo en compras. A esto se le llama oniomanía o compra compulsiva, y debe ser atendida psicológicamente como la adicción que es. No debe confundírsela con las personas que responden a las modas o a las publicidades, que son recursos de las empresas para modificar o crear nuevas necesidades, pero necesidades sociales, no derivadas de una adicción individual.


Conceptos Relacionados:

Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.