Tipos de textos argumentativos

Te explicamos cuáles son los tipos de textos argumentativos que existen y sus características. Además, ejemplos de cada uno.

La argumentación consiste en ofrecer razones y motivos para influir en la opinión de los demás.

¿Cuáles son los tipos de textos argumentativos?

Hay diferentes tipos de textos argumentativos, entre ellos, los textos publicitarios y propagandísticos, los ensayos argumentativos y ciertos textos periodísticos, científicos y legales, entre otros.

El propósito de este tipo de textos es persuadir al lector de que adopte un punto de vista determinado. Para ello, le ofrece argumentos, razones, ejemplos e incluso opiniones, de manera tal de defender su postura y atacar las posturas contrarias. Además, dependiendo del ámbito o temática a la cual pertenezcan, pueden emplear determinadas estrategias de persuasión: algunas lógicas y racionales, otras más bien de tipo emocional.

Ver además: Características de un texto argumentativo

Textos publicitarios y propagandísticos

Los textos publicitarios son aquellos que se relacionan con el mundo del marketing y la publicidad, es decir, con la comercialización de productos y servicios. La argumentación y la persuasión son mecanismos muy comunes en este ámbito, ya que los textos publicitarios tienen el cometido de convencer o movilizar al posible consumidor para que compre ciertos bienes o servicios o asista a algún evento promocionado, entre otras posibilidades.

Asimismo, en esta categoría se encuentran los textos promocionales y propagandísticos, como los que suelen aparecer durante las campañas electorales, ecologistas o sanitarias.

Las características principales de los textos publicitarios y propagandísticos son:

  • Interpelan al receptor. Están escritos de manera tal que apelan directamente al destinatario. Su objetivo es captar y conservar su atención a través de distintas estrategias, como el uso de imágenes y frases atractivas o intrigantes.
  • Apelan a lo emocional. Buscan movilizar los sentimientos y el costado emocional del lector para convencerlo, por lo cual suelen presentar relatos, situaciones y descripciones evocativas.
  • Suelen ser breves y rotundos. Dado el poco tiempo del que disponen para captar la atención y transmitir su mensaje, son textos breves, con un gran impacto inicial, en los que el mensaje queda claro rápidamente.
  • No tienen un autor reconocible. Suelen ser anónimos o, en todo caso, estar firmados por la empresa que promociona el producto o servicio, o por el grupo creativo publicitario responsable de su redacción.

Algunos ejemplos de textos publicitarios y propagandísticos son:

Un spot publicitario de un producto de limpieza

¿Tienes dificultades para limpiar tu cocina? ¿No quieres perder tu poco tiempo libre en una tarea tan tediosa? Tenemos la solución para ti: Limpiamax es el mejor desengrasante del mercado, de rápida acción y fragancia delicada, que dejará tu cocina limpia y lista para una nueva comida. Usa Limpiamax, porque tu tiempo libre es sagrado.

Una propaganda electoral

Ha llegado el momento de pensar en el futuro y emprender el cambio que nuestro país necesita. Para recuperar la nación hace falta tomar decisiones complejas, con el bienestar colectivo en mente. Solo el partido azul está en condiciones de hacerlo. No dudes más, vota azul, porque azul es el color de la esperanza.

Textos periodísticos argumentativos

Los textos periodísticos son aquellos que se suelen encontrar en los medios de comunicación. Dentro de este grupo, existen ciertos géneros que son argumentativos, entre ellos, el editorial, la columna de opinión y la carta de lector. A diferencia de la publicidad, no tienen como objetivo la promoción del consumo, sino formar en el lector una opinión respecto de un tema de interés público y general.

Al tratarse de piezas periodísticas, se escriben con cierto rigor y obedecen a las normas del oficio de la prensa. Sin embargo, se distinguen de los reportajes y las noticias en que en estos géneros priva la objetividad, es decir, la descripción del hecho por sí mismo. En cambio, en los textos argumentativos como editoriales o piezas de opinión se busca influir en la manera de pensar de quien los lee.

Las características principales de los textos periodísticos de tipo argumentativo son:

  • Abordan un tema de interés o actualidad. Discurren sobre un asunto que se encuentra en la agenda pública o que es motivo de debate en la actualidad. Esto significa que tienen un período relativamente breve de vigencia.
  • Ofrecen argumentos y buscan convencer. Si bien no suelen apelar abiertamente a la emocionalidad del lector, sí buscan influir en su juicio y su manera de entender las cosas. Para ello, ofrecen razonamientos y conclusiones que deben ser coherentes y sustentarse por sí mismos.
  • Suelen tener un autor o un responsable. Suelen estar firmados por el periodista o el escritor que los produjo, o en todo caso por el grupo editorial que lo publica, y son ellos quienes se hacen responsables por lo dicho.

Algunos ejemplos de textos periodísticos argumentativos son:

Un editorial de un noticiero

Desde el consejo editorial de este noticiero, nos rehusamos a callar ante situaciones de gravedad como la acontecida en el día de ayer, cuando el ministro de Justicia le negó el ingreso a la prensa en la sala de debates de la Asamblea Parlamentaria. Gestos como este atentan contra la libertad de expresión y envían un muy peligroso mensaje a la sociedad: que algunas decisiones no se pueden saber y comentar hasta que estén tomadas.

Una columna de opinión en un diario

El descanso de los pobladores del barrio de Fuenlabrada se ha visto recientemente tomado por la algarabía y la irrespetuosidad de los jóvenes locales que, noche tras noche, hacen fiestas sin que la policía local considere necesario intervenir en defensa del justo descanso del pueblo trabajador. Esto es consecuencia directa de la apertura de numerosos bares y casas de juego en el centro de la ciudad, producto de la política económica urbana del gobierno. Se trata de una medida que constituye un atentado contra la paz y las buenas costumbres, por lo que debe ser reconsiderada por nuestros legisladores urgentemente.

Textos  científicos argumentativos

Los textos científicos son aquellos que circulan en el mundo universitario y científico-tecnológico, es decir, que son escritos por profesionales y que abordan temas más o menos especializados. Dentro de este tipo de textos, muchos buscan demostrar o comprobar una hipótesis o una elucubración, empleando razones y deducciones lógicas, del modo más formal y objetivo posible, es decir, argumentando.

La argumentación científica, sin embargo, no busca seducir y persuadir, sino demostrar y convencer, apelando a razonamientos claros, transparentes y acordes al método científico. En este sentido, lo que se intenta es establecer una verdad probable.

Las características principales de los textos argumentativos de tipo científico son:

  • Utilizan el razonamiento lógico. No tienen cabida en ellos la subjetividad y la opinión, sino el razonamiento formal, comprobable, lógico y coherente. Por ende, ofrecen al lector argumentos sostenidos por hechos y deducciones.
  • Pueden ser más o menos especializados. Dependiendo del nivel de complejidad de sus contenidos y del público al que estén dirigidos, pueden ser textos especializados, a los que accede solo quien esté formado en el área, o bien textos divulgativos, dirigidos a un público interesado y mucho más amplio.
  • Manejan un lenguaje técnico. Utilizan un lenguaje en el que suelen aparecer tecnicismos, academicismos, neologismos y otras expresiones propias de una comunidad especializada o del ámbito científico.
  • Ofrecen resultados e interpretaciones. Se sostienen en la exposición e interpretación de los resultados de alguna investigación, es decir, le ofrecen al lector una manera de comprenderlos y de entender sus eventuales implicaciones.
  • Se escriben en un estilo impersonal. Utilizan a menudo la tercera persona o la primera del plural, de manera de transmitir cierta objetividad, transparencia y formalidad propias de las ciencias.

Algunos ejemplos de textos científicos argumentativos son:

Un informe experimental

Como puede observarse en la figura 1, los niveles de acidez en la mezcla se incrementaron notoriamente tras la incorporación del reactivo C450, lo cual revela reacciones acidificantes imprevistas. Por ese motivo, la sustancia no es segura para el consumo humano ni conviene su empleo en la industria alimenticia, a pesar de sus potentes efectos como conservante.

Un artículo de divulgación

A través de este sencillo experimento, Eratóstenes no solo demostró la redondez de la Tierra, sino que pudo calcular su diámetro y circunferencia, con niveles asombrosos de precisión. Esto demuestra que no hacen falta complejos instrumentos de medición cuando se tiene capacidad analítica y comprensión matemática, dos herramientas mentales de las que disponemos todavía los seres humanos, a pesar de que algunos se empeñen en creer que la Tierra es plana.

Textos legales argumentativos

Los textos legales son aquellos que provienen del mundo jurídico y de las leyes. Entre ellos, hay muchos que tienen por cometido convencer a un juez o un jurado de que determinadas interpretaciones de la ley son las correctas y no otras, como el alegato y la apelación. Estos son textos muy importantes en el ejercicio de la justicia, ya que las leyes establecen un orden que se debe aplicar en cada caso de un modo específico.

Las características principales de los textos legales de tipo argumentativo son:

  • Suelen ser objetivos y formales. No tienen cabida para las subjetividades del emisor, aunque sí pueden apelar a la emocionalidad de los receptores, y utilizan argumentaciones de tipo moral y legal, pues deben reconciliar el bien común con lo que proponen las leyes.
  • Emplean un lenguaje especializado. El lenguaje jurídico está lleno de tecnicismos y cultismos, como frases en latín heredadas del derecho romano. Se trata de un tipo de lenguaje académico difícil para quienes carecen de la formación apropiada.
  • Pueden ser orales o escritos. En ciertas ocasiones, se ofrecen como argumentaciones escritas y en otras, como exposiciones o debates orales. En ambos casos, su propósito es convencer de que la ley se aplique de un modo específico.

Algunos ejemplos de textos legales argumentativos son:

La exposición de un abogado defensor

Señoras y señores del jurado, esta noche deberán decidir si las personas merecen o no una segunda oportunidad, si quieren vivir en un mundo implacable, en el que es mejor castigar a un inocente que liberar a un culpable por error. Deberán preguntarse si en este caso hubo un debido proceso, si se respetó el habeas corpus o si simplemente se procedió a arrestar al acusado porque estaba en el lugar y momento equivocados.

Una apelación judicial

Señor juez:

Acudo a Ud. mediante el presente texto para solicitar la apelación de la sentencia dictada en contra de mi cliente por el tribunal 4° de lo contencioso administrativo, por considerar viciado el proceso y por ende írritas las decisiones tomadas. Una revisión de la sentencia constatará que vulneran el decreto ejecutivo 5904 y lo contemplado en el artículo 12 del Código Mercantil, referente a las sociedades anónimas y los derechos fiduciarios.

Textos argumentativos cotidianos

En la categoría de textos argumentativos cotidianos, se encuentran todos aquellos que se utilizan en el día a día. Por ende, se trata de textos de muy diversa naturaleza, cuyo rasgo común es su propósito de incidir en la conducta del interlocutor, o sea, convencerlo de hacer, decir o pensar de una manera determinada.

Las características principales de los textos argumentativos cotidianos son:

  • Pueden ser orales o escritos. Pueden ser formas habladas o texto escrito, tanto en soportes físicos (papel) como digitales (la pantalla de un smartphone).
  • Suelen ser informales. Como no obedecen a ningún tipo de reglas excepto las comunicativas, estos textos pueden ser coloquiales, permitirse errores, imprecisiones y un estilo menos prolijo.
  • Permiten la contraargumentación. Sobre todo en los casos de argumentación oral, es posible que el interlocutor contraargumente, es decir, ofrezca un punto de vista contrario al que se le propone, o ataque directamente las razones ofrecidas.

Algunos ejemplos de textos argumentativos cotidianos son:

Un debate escolar

El compañero sostiene que los perros son mejores mascotas que los gatos, porque se dice que son el mejor amigo del hombre. Pero yo creo que se equivoca, porque los perros son animales peligrosos y ruidosos, que hay que bañar continuamente para que no huelan mal. Los gatos, en cambio, son silenciosos, no molestan, se bañan solos y además cazan cualquier insecto o alimaña que entre a la casa.

Una carta de amor

Alana, te escribo esta carta para contarte lo que mi corazón siente pero no me animo a decirte en persona. No sé si por miedo a que no sientas lo mismo o por vergüenza, porque una mujer como tú, tan hermosa e inteligente, debe tener seguramente muchos pretendientes. Pero ninguno te dará lo que yo. Y prueba de ello es esta carta. ¿Hace cuánto no recibías una carta de amor?

Sigue con:

Referencias

  • López Villamor, C. (1997). Jerigonza. El texto argumentativo. Octaedro.
  • Marimón Llorca, C. (2006). El texto argumentativo. Liceus, Servicios de Gestión y Comunicaciones.
  • Reale, A. y Vitale, A. (1995). La argumentación. (Una aproximación retórico-discursiva). Ars.

¿Cómo citar?

Citar la fuente original de donde tomamos información sirve para dar crédito a los autores correspondientes y evitar incurrir en plagio. Además, permite a los lectores acceder a las fuentes originales utilizadas en un texto para verificar o ampliar información en caso de que lo necesiten.

Para citar de manera adecuada, recomendamos hacerlo según las normas APA, que es una forma estandarizada internacionalmente y utilizada por instituciones académicas y de investigación de primer nivel.

"Tipos de textos argumentativos". Autor: Gilberto Farías. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/tipos-de-textos-argumentativos/. Última edición: 13 de junio de 2024. Consultado: 13 julio, 2024

Sobre el autor

Última edición: 13 junio, 2024
Revisado por Gilberto Farías
Licenciado en Letras (Universidad Central de Venezuela)

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)