Contaminación sonora

Te explicamos qué es la contaminación sonora, cuáles son sus causas y consecuencias. Además, cómo evitarla o reducirla.

Contaminación auditiva
La contaminación auditiva es la presencia constante de ruidos molestos o ensordecedores.

¿Qué es la contaminación sonora?

Se llama contaminación sonora, contaminación acústica o contaminación auditiva a la presencia constante o simultánea de ruidos molestos o ensordecedores en un ambiente.

Ciertos niveles de ruido son inevitables, especialmente en el mundo contemporáneo, en el que abundan las actividades industriales, los medios de transporte y millones de personas cohabitan en espacios urbanos.

Sin embargo, cuando estos ruidos alcanzan magnitudes considerables o son tantos que superan lo que el oído humano puede tolerar, pasan a causar una forma de daño físico, emocional y psicológico, y es por eso que se consideran una forma de contaminación.

La OMS considera que los 70 decibelios (dB) son el límite de ruido tolerable por el ser humano y que el ideal para el descanso y la comunicación es de tan solo 55 dB. Sin embargo, se estima que en el mundo unas 80 millones de personas están expuestas diariamente a ruidos ambientales que superan los 65 dB, según estudios de la Unión Europea de 2005.

Algunas de las ciudades más ruidosas del mundo de acuerdo a la ONU (2022) son:

  • Dhaka (Bangladesh), con 119 dB en promedio
  • Morabad (India), con 114 dB en promedio
  • Islamabad (Pakistán), con 105 dB en promedio
  • Ciudad Ho-Chi-Minh (Vietnam) y Raishani (Bangladesh), ambas con 103 dB en promedio
  • Argel (Argelia) y Kupondole (Nepal), ambas con 100 dB en promedio

Ver también: Contaminación visual

Causas de la contaminación sonora

Los operarios de aeropuertos suelen utilizar auriculares de cancelación de sonido.

Muchas actividades humanas están asociadas a la generación de altos niveles de ruido, como son:

  • Las operaciones industriales con grandes maquinarias, como fábricas, extracciones de materia prima o instalaciones manufactureras.
  • La construcción, las demoliciones, las explosiones y refacciones urbanas que emplean herramientas de alto impacto sonoro, como taladros y martillos hidroneumáticos.
  • Los vehículos de transporte automotor, especialmente en situaciones de atasco y concentración.
  • Los aeropuertos, trenes, puertos, estaciones de buses y otras instalaciones urbanas.
  • Los conciertos musicales, espectáculos deportivos y otros eventos masivos.
  • La presencia simultánea de un gran número de personas en un entorno cerrado.

En general, los individuos que hacen vida en las grandes ciudades están expuestos a diario a niveles perniciosos de ruido, lo cual suele ir en detrimento de su salud auditiva.

Consecuencias de la contaminación sonora

A pesar de que el sonido no se acumula ni perdura como lo hacen otros contaminantes, la presencia continua de ruido tiene un impacto negativo directo e inmediato en la vida alrededor.

Algunas de sus consecuencias posibles son:

  • Socioacusia. Se trata de un daño leve al sistema auditivo de las personas, cuyo síntoma más usual es la aparición de un pitido constante. Este efecto suele pasar con el tiempo, pero se considera una advertencia del organismo respecto a posibles complicaciones futuras, como la disminución de la capacidad auditiva y eventualmente a la sordera.
  • Interferencia comunicativa. Cuanto mayores sean los niveles de contaminación sonora en un entorno, más difícil será la comunicación oral entre las personas, ya que los oídos no alcanzan a discernir los sonidos de interés del resto de los que conforman el ruido de fondo.
  • Efectos fisiológicos. Más allá del daño auditivo que pueda ocasionar, la exposición a fuentes continuas de contaminación sonora ocasiona en el cuerpo efectos nocivos, como la dilatación involuntaria de las pupilas, la aceleración del pulso, el incremento de la presión arterial, dolores de cabeza, el aumento de tensión muscular y otros síntomas asociados al estrés que pueden luego desencadenar problemas de salud en los seres vivos.
  • Efectos psicológicos. El ruido es un elemento perturbador  de la salud mental y emocional, capaz de  causar insomnio, fatiga, depresión, ansiedad, irritabilidad y falta de concentración, así como reducir el aprendizaje lingüístico y la comunicación verbal en los niños.
  • Efectos ecológicos. El ruido no solo es nocivo para los seres humanos, sino también para los animales e incluso las plantas. Todas las formas de vida se ven afectadas por el exceso de ondas sonoras fruto de la contaminación sonora, y la presencia de ruidos ahuyenta a los animales, altera los patrones de conducta de las especies y empobrece la biodiversidad natural.

¿Cómo evitar la contaminación sonora?

Contaminación auditiva
El uso de tapones para los oídos es una práctica en auge en diversas regiones del mundo.

A pesar de la presencia de grandes desarrollos industriales en diversas regiones del mundo y de la explosión de la vida urbana en los últimos siglos, el ruido no fue considerado un contaminante ambiental sino hasta muy recientemente.

Desde el inicio del milenio, numerosas organizaciones y Estados se han puesto de acuerdo para discutir una legislación en torno al ruido, lo cual ha conducido a la aparición local de normativas y códigos legales para proteger a las personas y a las especies animales de los efectos del ruido constante.

Sin embargo, la mayoría de las medidas contra el ruido siguen siendo particulares. En ambientes de alta presencia de ruido, las empresas deben brindar a sus empleados equipos de protección auditiva y deben utilizar materiales aislantes para impedir que las ondas sonoras se esparzan fuera del recinto. Además, las operaciones industriales deben estar alejadas de las zonas residenciales.

Asimismo, el uso de tapones para los oídos y de barreras acústicas en los hogares es una práctica en auge en diversas regiones del mundo, como un mecanismo para prevenir los efectos acumulados de la exposición al ruido.

Ejemplos de contaminación sonora

Algunos ejemplos de contaminación sonora o auditiva son:

  • El despegue y aterrizaje constante de aviones en los aeropuertos.
  • El tránsito urbano de vehículos a combustión como autobuses, motocicletas y trenes.
  • La realización de conciertos, desfiles y otros eventos masivos al aire libre, especialmente si cuentan con parlantes a volumen excesivo.
  • Las operaciones industriales con maquinarias voluminosas o herramientas mecánicas.
  • Las labores de demolición, construcción y refacción en la ciudad.
  • El funcionamiento de instalaciones eólicas en los campos, cuyas aspas suelen producir ruidos molestos y continuos.
  • Las alarmas de vehículos, tiendas y otras instalaciones urbanas, cuando se disparan de manera continua.

Sigue con:

Referencias

  • Aldea, S. y Font, D. (2021). “Contaminación sonora: la contaminación invisible”. Educ.ar. https://www.educ.ar/
  • Asociación Española para la Calidad. (2019). “Contaminación acústica”. https://www.aec.es/
  • Agencia Europea para el Medio Ambiente. (2020). “La contaminación acústica es un problema importante, tanto para la salud humana como para el medio ambiente”. https://www.eea.europa.eu/
  • Organización para el Desarrollo Sustentable. (2022). “Contaminación Sonora: ¿Sabes de qué se trata?”. https://ods.com.ar/

¿Cómo citar?

Citar la fuente original de donde tomamos información sirve para dar crédito a los autores correspondientes y evitar incurrir en plagio. Además, permite a los lectores acceder a las fuentes originales utilizadas en un texto para verificar o ampliar información en caso de que lo necesiten.

Para citar de manera adecuada, recomendamos hacerlo según las normas APA, que es una forma estandarizada internacionalmente y utilizada por instituciones académicas y de investigación de primer nivel.

"Contaminación sonora". Autor: Equipo editorial, Etecé. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/contaminacion-sonora/. Última edición: 9 de marzo de 2024. Consultado: 13 julio, 2024

Sobre el autor

Última edición: 9 marzo, 2024

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)