Inicio >General> Éxito

Concepto de Éxito


El éxito es una finalidad, es un punto subjetivo de satisfacción personal que incluye todas las cosas que nos harían felices. Si bien eso no es una definición formal, es de alguna manera lo que socialmente se cree del éxito.

En la civilización occidental el éxito está relacionado con un nivel de logros materiales, físicos, académicos y familiares. Este estándar cultural puede influenciarnos en lo que consideramos deseable, pero de todas maneras, la noción de éxito es construida en lo íntimo de nuestros anhelos y deseos y se adapta a nuestras capacidades y ambiciones personales.

Algunos pueden querer dedicar sus vidas a la familia y los vínculos, otros pueden enfocarse en carreras académicas, espirituales, deportivas o artísticas, y otros quizás persigan fundamentalmente logros económicos.

Así vemos cómo el éxito implica un esfuerzo en pos de la realización personal, independientemente de cuáles sean nuestros deseos. Siempre es recomendable utilizar nuestras propias metas para dirigir los esfuerzos y sacrificios que estamos dispuestos a hacer para la realización de metas que nos hagan felices.

Características del éxito

El éxito es la finalización de un proyecto con buenos resultados. Cuando conseguimos lo que queremos, cuando ganamos una competencia, cuando dedicamos la vida a lo que nos hace felices podemos decir que tenemos éxito.

La noción de éxito está opuesta la noción de fracaso y está relacionada con los términos victoria, logro y satisfacción. Es usual ver que se utiliza el término éxito como sinónimo de estatus social, aunque no significan los mismo, sus significados se relacionan.

Un primer paso en el camino del éxito es seleccionar un objetivo. Este objetivo no debe ser impuesto por terceros ni debe dañar a nadie en su proceso o finalidad. Para tener éxito es crucial evaluar de forma realista los esfuerzos y sacrificios que va a costarnos alcanzar nuestra meta.

No está de más tener en cuenta la aparición de contratiempos y sobre todo no perder la motivación ni olvidar el valor de lo que queremos conseguir.

(Éxito. Ilustración)

(Éxito. Ilustración)

Finalmente, debemos ser conscientes de que los grandes hombres y mujeres de la historia han fracasado muchas veces antes de conseguir lo que deseaban.

En esos casos la motivación fue tanto la meta como las dificultades.

Es cierto que a nadie le gusta fracasar en lo que se propone, pero todos nos perfeccionamos con la experiencia y no debemos renegar del aprendizaje que podemos adquirir de los contratiempos.

Características de las personas exitosas

No hay una receta del éxito pero las personas que consiguen lo que se proponen tienen en común ciertas características y similitudes en sus personalidades. Es posible que no cumplamos ninguna de la características pero siempre tenemos la oportunidad de mejorar y adaptarnos.

  • Las personas que pueden considerarse exitosas se esfuerzan y dan lo mejor de sí mismas para alcanzar lo que desean. Se enfocan en la actividad que las llevará a la meta por semanas, meses, incluso años.
  • Cuando sufren contratiempos o reveses aprenden de sus errores y utilizan ese conocimiento para acercarse a sus objetivos con sabiduría. No se desalientan cuando fracasan más de una vez, y no se compiten con los demás, compiten consigo mismos para ser mejores cada vez.
  • Los hombres y mujeres exitosos se mentalizan de maneras optimistas y son conscientes de sus capacidades, lo que les da seguridad antes de enfrentar un desafío. Sin importar la dificultad que presente o los riesgos que suponga, ellos están seguros de su desempeño y pueden transmitirlo a los demás, es por eso que son grandes inspiradores.

La relación entre el éxito y la felicidad

Los términos éxito y felicidad están relacionados de muchas maneras. Cuando nos proponemos un objetivo o una meta, pensamos que conseguir lo que queremos nos hará personas felices.

Por otro lado, cuando estamos seleccionando nuestros objetivos es probable que elijamos uno cuyo proceso nos permita realizarnos más allá del resultado.

Y finalmente, tenemos la relación más obvia: las personas optimistas, receptivas y flexibles son más felices que las personas que no lo son.

En consecuencia, podemos afirmar que la relación entre la felicidad y el éxito es tan estrecha que si nos esforzamos, disfrutamos de los procesos y aprendemos a ser felices con lo que tenemos, el éxito vendrá solo.


Conceptos Relacionados:

Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.