Inicio >Salud> Aborto

Concepto de Aborto


La palabra aborto deriva del latín abortus y su principal significado es cortar con la continuidad de una actividad en particular. Ejemplo de esto último es la frase “Abortar la operación”, frecuentemente utilizada en actividades de carácter militar.

Tipos de abortos

El aborto puede ser producido por diversas causas. La clasificación más común del aborto es: aborto espontáneo, aborto inducido, aborto legal y aborto ilegal:

1. El aborto espontáneo:

El aborto espontáneo es cuando se interrumpe el embarazo antes de las 26 semanas de gestión. En este lapso de tiempo, el feto aún no desarrolló la mayoría de sus órganos, por lo cual no está en condiciones de permanecer con vida fuera del útero de la madre.

Este tipo de abortos, como su nombre lo indica, ocurre cuando se pierde el embarazo de manera muy repentina. Según diversas fuentes, entre un 8% y 15% de los embarazos dan fin al embarazo por causas de abortos espontáneos, sin tener en cuenta a un gran número de personas que no ha participado en la recolección de datos.

Hoy en día existen grandes y diversas opiniones que afirman que el aborto espontáneo se produce incluso hasta en un 50% de las mujeres embarazadas.

La mayoría de las interrupciones en el período de gestación se producen en las primeras doce semanas, de forma espontánea, ya sea conocidos o desconocidos.

También, en la mayoría de los casos no se necesita asistencia o acción quirúrgica para remover el feto. Al igual que los abortos espontáneos, los abortos inducidos también ocurren dentro de este período de tiempo (antes de las 12 semanas)

Algunas de las causas de aborto espontáneo son las siguientes: se puede deber a una alteración cromosómica producida por la mala disyunción de las gametas que participan en la fecundación durante la etapa meiótica de las células sexuales. Esto conlleva a una alteración en el número cromosómico, causando abortos espontáneos.

El aborto espontáneo recurrente, conocido como AER, es el más conocido en los casos clínicos. Algunos datos epidemiológicos señalan que después de haber pasado por un aborto espontáneo (conocido con las letras AE), el riesgo de volver a producir un aborto es de casi el 25%, teniendo en cuenta que después de cuatro abortos espontáneos, esta posibilidad aumenta un 15%, es decir, la nueva posibilidad de tener abortos espontáneos es del 40%.

Otra causa probable del aborto espontáneo puede ser una alteración en una arteria que irriga al útero, la arteria uterina.

Existen también una diversidad de factores anatómicos que pueden ser causales de estos abortos. Los miomas, la endometriosis, la adenomiosis y las adherencias dentro del útero, son algunas de las causas de abortos espontáneos.

La endometriosis es una afección del útero, en la cual el endometrio (el tejido endometrial es el que reviste todas las superficies, en éste caso el útero en especial, y es el que se expulsa tras la menstruación o regla), crece fuera de su lugar.

Los miomas, por otro lado, son los encargados de reducir la cantidad de sangre que irá a irrigar al músculo, produciendo un cierto tipo de alteraciones de la placenta y una serie de contracciones del útero, que se continúan con la expulsión del feto.

Hay que tener en cuenta los antecedentes familiares, sobre todo las afecciones de la madre y el seguimiento de su embarazo para poder determinar las causas de un aborto.

Tomar alcohol, fumar tabaco y consumir drogas aumentan en una gran cantidad las posibilidades de que el embarazo sea interrumpido.

2. El aborto inducido:

Cuando hablamos de aborto inducido y según la definición de la OMS, es lo que resulta de varias tácticas que se realizan sobre la mujer embarazada con el objetivo de dar fin a su período de gestación, es decir, a su embarazo. Estas acciones o tácticas pueden ser realizadas por una persona ajena a la embarazada o por la madre misma.

Las leyes del aborto inducido fueron despenalizadas en muchos países, incluso desde las primeras leyes que se empezaron a formular a principios del siglo anterior. El aborto provocado está despenalizado en países del primer, segundo y tercer mundo, es decir, tanto desarrollados como subdesarrollados.

3. El aborto legal:

El aborto legal recibe este nombre cuando se realiza bajo las leyes despenalizadas del país en el cual se aplica. Por ejemplo, en España se lo considera legal cuando se practica con el consentimiento de la embarazada y en un centro médico especializado, siempre y cuando no haya riesgo para la salud de la embarazada o la vida de la misma, también por causas de violaciones y malformaciones.



4. El aborto ilegal:

El aborto ilegal o clandestino se realiza en contra de las leyes del país en el cual se practica. En general, este tipo de aborto se practica en muy malas condiciones higiénicas y con pocas posibilidades de recurrir a una inmediata asistencia médica profesional en caso de una urgencia.

A favor y en contra del aborto

El debate se genera a partir de la pregunta ¿Cuándo comienza la vida? Esto, jurídicamente hablando, lo determinan las Constituciones de los países y de allí parte la regulación de las leyes.

Quienes se encuentran en contra de esta práctica son, en su mayoría, personas con fuertes convicciones religiosas, alegando que la vida comienza desde la concepción, mientras que los médicos exigen un mínimo de 22 semanas para considerar que deja de ser un feto y se convierte en un ser humano.

Aún así, otros sostienen que el feto puede ser considerado ser humano recién cuando nace.

En la actualidad son muchos los países que se encuentran en la lucha por el aborto legal, argumentando que su correcta legalización no aumentará la tasa de abortos, sino que podrá regularse y salvar vidas, evitando los abortos inseguros, ya que las mujeres que acuden a clínicas privadas seguras son aquellas que pertenecen a clases sociales acomodadas.

Métodos practicados para abortar

Es indispensable hablar con un profesional y acudir a lugares seguros para realizar estos procesos.

(Hay posturas encontradas por el aborto)

(Hay posturas encontradas por el aborto)

1. Succión: Se lleva a cabo mediante una cánula especial que se introduce en el útero, con previa aplicación de anestesia. Lleva poco tiempo y el médico puede hacerlo de forma manual.

2. Raspado: Se realiza con un instrumento quirúrgico diseñado para el proceso. Como el nombre lo indica, con dicho elemento se “raspa” el útero y se realiza con anestesia total.

3. Medicamentos: Dependiendo de la cantidad de semanas que lleva el embarazo, el médico le proporcionará una dosis de medicinas determinadas.

Métodos anticonceptivos para prevenir un aborto

Es importante practicar el sexo seguro para evitar llegar a instancias difíciles y/o traumáticas. Sin embargo, también es de suma importancia recordar que algunos de estos métodos no protegen el organismo frente a un posible contagio de una enfermedad de transmisión sexual, como el sida o la hepatitis B, entre otras.

  • Píldora del “Día después”
  • Píldoras anticonceptivas
  • Ligadura de trompas
  • Vasectomía
  • Inyectables mensuales y trimestrales
  • DIU
  • Preservativo o condón, ya sea femenino o masculino
  • Diafragma


Conceptos Relacionados:

Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.