Concepto de tradición

El concepto de tradición proviene del latín, específicamente del término “traditio”, que hace referencia a cada uno de los cúmulos culturales que una sociedad considera como parte de sus costumbres y usos más arraigados. Con tradición se designan los principios, conocimientos y fundamentos socioculturales que son compartidos por la generalidad de los miembros de una sociedad. La transmisión de generación en generación es el modo a través del cual estos valores en común se conservan y permanecen estables con el paso del tiempo. Este proceso social se denomina “reproducción” (de lo cultural) y cimienta al proceso de integración social, ya que incorporados los elementos culturales tradicionales los individuos pueden considerarse miembros pertenecientes a una determinada sociedad.

Haciendo análisis del funcionamiento del concepto de tradición podemos decir que dos partes se complementan para constituirlo, por un lado consta de un núcleo duro y estable que es el corazón de los elementos culturales socialmente valorados y que permanecen inmutables; por el otro lado están presentes elementos circunstanciales, relacionados al contexto de época, al momento histórico que ejerce influencia reconfigurando, transformando o resignificándolos, lo que permite el cambio social.

Cuando hacemos referencia al término de tradición también hacemos referencia a la identidad de un pueblo, que se expresa de múltiples formas, por ejemplo en la música, las danzas, gastronomía y diversas manifestaciones. Así como también la sabiduría considerada “popular” o “folclore popular” pertenece al campo de la tradición, es de este modo que a través de los mitos, cuentos tradicionales o creencias se transmiten valores culturales.

El termino tradición usualmente se emplea para destacar que los hechos se realizan guiados por determinados valores. Como ejemplo de esto podemos decir que existe la tradición francesa, egipcia, judía, católica, etc.

Específicamente cuando se habla de “tradición” en el ámbito del derecho se refiere al modo de adquirir el dominio o la posesión sobre algo, que puede ser una propiedad real o simbólica, a través del acto en que se transfiere dicha propiedad de una persona a otra.

El reconocido sociólogo Talcott Parsons profundizó al respecto en su análisis de tipo sistémico de la sociedad, su concepto fundamental determina que existe un “consenso normativo subyacente” que es la base que direcciona u ordena, y de este modo cohesiona las partes integrantes, las interacciones sociales. El concepto comprende a la tradición cultural de los sistemas sociales, o sociedades, entendido como un acervo de normas y conocimientos que son compartidos y aceptados con los que cuenta el agente social para desarrollar su acción, sobre este consenso en común y aceptado por todos los miembros es que las interacciones sociales se dan de modo organizado evitando así la disgregación, el conflicto o la infracción que amenazan el correcto funcionamiento del sistema social, y que podrían alentar la desintegración social.

Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.


Artículos Relacionados: