Inicio >Sociedad> Tiranía

Concepto de Tiranía


Una tiranía es un gobierno despótico y autoritario en el que no existe la división de poderes o estas instituciones no pueden ejercer su soberanía libremente.

En este tipo de gobierno el dirigente no ocupa su lugar mediante el derecho sino a través de la fuerza. En algunos momentos históricos el término no tuvo una connotación negativa como lo hace hoy, los tiranos incluso llegaban al poder por el apoyo popular: eran queridos y muy populares.

En los tiempos que corren un gobierno tiránico es lo opuesto a lo que todas las naciones desean ya que restringe los derechos y libertades del pueblo, a la vez que el tirano acapara el poder para sí mismo y lo utiliza para complacer sus necesidades o las de la clase noble.

¿Qué es la tiranía?

Una tiranía es un gobierno que accedió al poder mediante la fuerza y hace uso de él de forma cruel y autoritaria. Un tirano es un usurpador, no tiene derecho alguno al puesto que ha ocupado. Hoy en día se asocian los términos violencia, terrorismo de estado, populismo y demagogia con el de la tiranía.

Historia de la tiranía

Tiranía

(Tiranía. Ilustración.)

En la historia podemos encontrar una “época de esplendor” de la tiranía en el siglo VI a.C. cuando el Imperio Persa incursionó en Grecia y derrotó a varios gobiernos del Egeo, varios tiranos buscaron su apoyo para hacerse del poder político. Se calificó por primera vez como tirano a Fidón de Argos.

Los tiranos griegos llegaron al poder gracias a revueltas populares y fueron apoyados por el pueblo sólo en los primeros años de gobierno. Esas revueltas populares se desataron por un descontento que la clase baja sentía por los abusos de la aristocracia y los dirigentes sacerdotes. El tirano Cipselo de Corinto no necesitaba escolta para caminar por las calles, tal era su relación con el pueblo. Aristóteles se refería a la tiranía como el peor de los sistemas políticos.

En el caso de las tiranías sicilianas, podemos ver que los que ascendían al poder eran caudillos militares apoyados por las masas. Es en este momento donde se relacionó la tiranía con la demagogia y pasaron a rechazarse los tiranos que habían tomado medidas populistas. Se ejecutan a varios tiranos, el paso del estilo arcaico al estilo clásico lo marcan un par de esculturas que representaban a Harmodio y Aristogitón, dos tiranicidas que asesinaron a Pisistrátida.

Algunos siglos después, durante la Ilustración, se considera a la tiranía como una forma de gobierno que se desarrollaba a partir de la aristocracia monárquica. Esta noción coincide con la tipología aristotélica de las formas puras e impuras de gobierno. En esa categorización, a la monarquía, le correspondía la forma impura de la tiranía. La monarquía en la tipología aristotélica estaba definida como el gobierno de uno en un marco de derecho que validaba su acceso al poder.



Tanto Aristóteles en sus tiempos como nosotros en los nuestros, preferimos la democracia como forma de gobierno, ya que en su forma pura está libre de los abusos de poder y terrorismo de Estado. Tanto un tirano como un dirigente electo pueden hacer uso de la demagogia para acceder al poder pero la democracia nos permite librarnos del segundo en un marco de derecho que fue creado para proteger al pueblo y la nación.

Psicología del tirano

Algunos autores han tratado de determinar una psicología del tirano y han llegado a conclusiones comunes como que el resentimiento de haber nacido en una clase baja puede estar relacionado con el comportamiento vengativo, cruel y autoritario que ejecutaban algunos cuando se hacían del poder. Este comportamiento también puede verse en los tiranos que pasaron su vida siendo miembros de la aristocracia pero se encontraban lejanos a heredar el trono.

Las intrigas de las cortes y los manejos internos podían separar a un posible heredero de su lugar en el gobierno y éste, en algún momento de su vida, podía querer tomar el poder por la fuerza. No debe extrañarnos entonces un comportamiento vengativo y conspirativo del tirano contra los que antes lo habían traicionado o bien separado de su lugar determinado por derecho de nacimiento.

Una vez que los tiranos alcanzan el poder, es usual que traten de implementar leyes que los protejan de levantamientos e intentos externos de tomar el poder. Otro tipo de técnicas de defensa que se plantean en los gobiernos tiránicos son las violaciones a la libertad de expresión, terrorismo de Estado y refuerzo de las fuerzas armadas.

Una tiranía que teme perder el poder es aún más abusiva del poder que otra que no teme la oposición. Es cierto que todas las tiranías tienen características generales similares y lo mismo sucede con los tiranos, se ha llegado a percibir que son ególatras y ambiciosos así como también sufren de un poco de paranoia.


Conceptos Relacionados:

Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.