Concepto de socialización

El concepto de socialización o sociabilización consta del proceso por el cual los individuos acogen los elementos socioculturales del contexto social en el que se encuentran mediante la interrelación con el resto de los individuos, de modo tal que se internalizan los conceptos acerca de la realidad a su personalidad durante el desarrollo del proceso  de adaptabilidad social. En otras palabras, es al relacionarse con las demás personas cuando el individuo adquiere las perspectivas, las pautas, normas y valores culturales de una determinada sociedad y en un momento histórico en particular.

La socialización acompaña a una persona en todas las etapas de desarrollo, sin embargo es fundamental en el periodo de la infancia y la niñez. A través de este es que se conocen las formas sociales que se consideran “correctas” acerca de cómo comportarnos ante los demás seres humanos. Forma parte de esta, como toma de conciencia, la asunción de estructuras sociales de las cuales participa y en las cuales actúa, incorporando para sí la diferenciación entre los comportamientos o valores (positivos) aceptables y los valores que son considerados inaceptables (negativos) en una sociedad determinada. Vale aclarar que este proceso no es exclusivo de los diferentes períodos de desarrollo de la vida humana, sino que también es perceptible en ciertos cambios sociales que puede llegar a sufrir una persona durante su vida social, como por ejemplo el cambio transcultural que significa el paso de un círculo cultural (nación, grupo social, estamento, etc) a otro, esto implica un proceso de resocialización.

Existen elementos que intervienen en la socialización, estos son los agentes socializadores que pueden ser individuos o instituciones que tienen gran influencia en la persona y en el comportamiento social de la misma, y son también a través de los cuales el individuo va desarrollar su actividad social.

De este modo se pueden distinguir a dos tipos de socialización, la socialización primaria que es aquella que recibe el individuo durante los primeros años de vida, en su niñez e infancia al relacionarse con su familia, esta es fundamental tanto para el buen desarrollo personal, psíquico, como para su desenvolvimiento social y la incorporación de pautas sociales ya que se definirá su identidad. Luego, ya superada esta etapa, se inicia la socialización secundaria, esta tiene el propósito de darle al individuo una visión distinta de la realidad, en la cual ya no es la visión de sus pares o familiares la que tiene la preeminencia sino que es la de diversos agentes socializadores la que amplía su conocimiento, son las relaciones con personas más allá del vínculo familiar. Esta comienza cuando ya se encuentra terminada la niñez o infancia del individuo, amigos, profesores, son ejemplos de los agentes socializadores de esta etapa que se desarrollara por un período mayor que la primaria.

Por otro lado existe la discusión actual sobre la denominación de una socialización que podríamos denominar terciaria o proceso de “resocialización”. Esta sería una suerte de proceso de reintegración social que se aplica en los casos en los que las personas han sufrido una desviación de la norma o que han mostrado conductas denominadas “peligrosas socialmente” o delictivas. Su objetivo es el de readaptar la conducta de quien ha transgredido la norma, y esto se logra con la intervención de profesionales que son los agentes socializadores implícitos en este tipo terciario de socialización. En este caso se trata del cuerpo de especialistas certificados como psiquiatras, educadores sociales, médicos o psicólogos. Es común que esta socialización se desarrolle en el interior de las instituciones encargadas como ser reformatorios, o cárceles.

Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.


Artículos Relacionados: