Inicio >General> Seguro

Concepto de Seguro


El concepto de seguro se refiere a algo que es totalmente cierto, de lo que no se puede dudar. Esta palabra proviene del latín secūrus. Este término es sinónimo también de seguridad. Todo aquello que es seguro brinda confianza a las personas.

Así, por ejemplo, podríamos hablar de sexo seguro cuando se utiliza la protección necesaria, un condón masculino o femenino, pastillas anticonceptivas u otras opciones que evitarán las enfermedades de transmisión sexual o embarazos no deseados. También se habla de seguridad en el trabajo cuando un empleado utiliza cierta vestimenta y calzado que ayuda a que los accidentes se eviten.

Seguro

(Seguro de vida.)

Se le llama seguro también a aquellos mecanismos que impiden que algo sea utilizado sin permiso de  quien es el dueño. Un claro ejemplo de estos seguros es el que tienen las armas de fuego, también aquellos seguros que se colocan del lado de adentro de una puerta para que nadie pueda entrar.

¿Qué es un seguro?

El seguro que quizás todos ya conocemos es aquel contrato entre dos partes en el cual el asegurado paga una cuota todos los meses para recibir una indemnización en caso de que algo grave ocurra con su casa, vida, autos y demás (incendio, choques, robos, etcétera).

Hay estrellas de la televisión que han puesto un seguro por aquello que los hace famosos, por ejemplo, es sabido que Jennifer López ha asegurado su trasero o que hay jugadores famosos de fútbol que aseguran sus piernas. En el caso de los seguros de vida, cuando alguien paga un seguro de este tipo y muere, deja en un contrato aclarado quiénes son los que se beneficiarán con el dinero recibido. En los contratos de seguros existen tanto derechos como obligaciones para ambas partes: aseguradora y asegurado.

El negocio de la aseguradora trabaja con las probabilidades y gana dinero con el pago mensual del seguro, mientras que el asegurado tiene la protección ante un posible suceso trágico. Para poder asegurar algo deben existir tres elementos, el interés asegurable (se establece una relación entre un bien y un valor económico), el riesgo asegurable (el posible suceso que generará un mal o daño) y por último, la obligación del asegurador de responder ante ese suceso que provocó un daño.



Los profesionales que trabajan con los seguros se llaman corredores de seguros o actuarios, estas carreras son diferentes pero ambas trabajan en el mismo sector. El corredor de seguros trabaja para una aseguradora particular vendiendo los mismos y mediando entre la compañía y los asegurados. Por otro lado, el actuario es quien trabaja con los fondos de reservas de las aseguradoras. Tal como si fuera un contador que específicamente se dedica a este ámbito.

El hecho de poseer un seguro es casi como una lotería, puede a uno tocarle una desgracia y en ese caso tendría un respaldo o puede ser que pase años pagando una cuota y que jamás pase nada que necesite cubrir la aseguradora. En realidad, como hasta ahora no es posible predecir el futuro, lo ideal es prevenir, como dice el dicho “mejor prevenir que curar”, y pagar un seguro que esté a nuestro alcance financiero para que ante un siniestro no nos veamos en la calle. No es necesario asegurar todo pero sí las cosas más importantes, como una casa o la vida de aquella persona que es la cabeza de una familia.


Conceptos Relacionados:

Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.