Inicio >Salud> Qué es el pulso

Qué es el pulso


Definición de pulso

El pulso es un movimiento arterial generado por los latidos cardíacos y sirve como medición del mismo.

Son los latidos del corazón que genera que las arterias se expandan y contraigan al tiempo que la sangre circula por el organismo. Por lo tanto, la cantidad de pulsaciones entrega información acerca del bombeo de este órgano y a través de éste se puede detectar si existen ciertos problemas o patologías respecto a la fuerza y ritmo cardíaco.

Es uno de los signos vitales más importantes, uno de los primeros que se observa cuando, por ejemplo, una persona ha sufrido un accidente, una caída importante o está enfermo. Además de medir presión sanguínea, la temperatura y respiración.

Por dónde se mide el pulso

Existen ciertas zonas del cuerpo donde el pálpito se percibe con mayor claridad, incluso se puede detectar con los dedos. Éstos son:

  • Cuello
  • Muñeca
  • Sien
  • Interior de las rodillas
  • Ingle
  • Cara interna del pie

Patrones normales de pulsación

Según los rangos de edad se tienen distintos tipos de parámetros esperables, éstos son:

  • Hasta 1 mes de edad: La frecuencia cardíaca es mayor que en el resto de las etapas vitales, teniendo entre 70 a 190 latidos por minuto.
  • 1-11 meses de edad: Las pulsaciones comienzan a descender hasta encontrarse entre los 80 a 160 latidos por minuto.
  • 1-2 años de edad: El pulso se suele hallar entre los 80 a 130 latidos por minuto.
  • 3-4 años de edad: Sigue el descenso a 80 a 120 latidos por minuto.
  • 5- 6 años de edad: Presentan 75 a 115 latidos por minuto.
  • 7 – 9 años de edad: Su pulso se encuentra entre 70 a 110 latidos por minuto.
  • A partir de 10 años a la adultez (y parte de adultos mayores): Es el mayor periodo de años donde el pulso suele establecerse entre los 60 a 100 latidos por minuto.

Cómo se mide el pulso

Pulso

(Tomar el Pulso.)

  • Primero hay que tener claro el objetivo de la medición, por ejemplo, si se quiere saber cuáles son los niveles que se alcanzan al hacer actividad cardiovascular, esto se hará al terminar el ejercicio físico. De lo contrario se necesitará reposar al menos 10 minutos antes de medir.


  • Luego, se ponen los dedos índice y corazón sobre algunas de las zonas anteriormente señaladas, idealmente sobre el lugar donde pasa la arteria. Se presiona ligeramente hasta que se detecte el pulso y se mantiene ahí durante un minuto, contando las pulsaciones. O bien, durante 30 segundos y posteriormente se multiplica por dos.
  • Si se quiere medir por el cuello, se recomienda que la persona se recueste.

La frecuencia cardíaca puede presentar variaciones:

El pulso no siempre es el mismo, en una misma persona puede haber diferencias significativas dependiendo de la situación en la que se encuentre, por lo que el número de pulsaciones por minuto no será el mismo en reposo y en una actividad cardiovascular. De la misma manera sucede con la edad, el estado de salud, sexo o incluso, experimentando un determinado tipo de emoción.

Consulte al médico cuando:

  • La frecuencia cardíaca en reposo sea constantemente alta.
  • la frecuencia cardíaca en reposo esté constantemente baja.
  • Pulso irregular o también conocidos como “saltos”.
  • El ritmo sea irregular.


Conceptos Relacionados:

Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.