Inicio >Ser humano> Qué es la personalidad

Qué es la personalidad


Definición de personalidad

Constructo de la psicología que caracteriza a una persona. La personalidad es un conjunto de características psíquicas que establecen un patrón de comportamiento, pensamiento y emociones, relativamente estable en el tiempo.

¿Qué es entonces la personalidad?

Determinar una definición clara, precisa y concreta, no es tarea sencilla. Como todo en psicología, se trabaja con constructos, es decir, palabras que nacen para identificar aspectos abstractos, intangibles, pero que pueden ser observados a través de otros elementos como la conducta. De esta manera, no es extraño que muchas de estos conceptos adquieran una gran cantidad de acepciones a lo largo de la historia y en diferentes sociedades. Y aunque también existan diversas definiciones según corrientes psicológicas, se puede llegar a un consenso acerca de lo que es.

En este sentido hablaremos de una organización dinámica de la psiquis, que hace que un sujeto se comporte de cierta forma. Es determinado tanto por la herencia, como por el ambiente o medio en el cual el sujeto se desarrolla, he ahí lo de “dinámico” ya que no es estático y desde que establecemos nuestra personalidad, esta en interacción con el medio.

Personalidad

(Personalidad.)

No nacemos con personalidad, ésta se va conformando en el tiempo; lo que viene por herencia son algunos rasgos, que comenzamos a manifestar desde que nacemos, esto es algo que nos vuelve más o menos predecibles dentro de la sociedad, se puede intuir si alguien tenderá a ser extrovertido o introvertido, racional o emocional, positivo o negativo, entre otras cosas. Sólo se puede hablar clínicamente de un tipo de personalidad a partir de los 18 años de edad, antes de eso, sólo está en proceso de construcción.

Cómo se configura la personalidad (Psicología)

La personalidad se estructura a través de ciertos elementos, aunque esto puede variar según los distintos enfoques de psicología, ahora te mencionamos algunos de ellos:

Según Freud nuestra personalidad se determina por:

  • Ello: El instinto más puro y primitivo que nos mueve en el mundo para sobrevivir o satisfacer los deseos inconscientes, como los sexuales.
  • Súper yo: Al contrario del ello, es la consciencia y la zona más moralista que constituye a la persona.
  • Yo: Es el mediador entre las otras dos partes mencionadas anteriormente.

Según Eysenck, la personalidad se da por cuatro patrones conductuales que interactúan entre sí para determinar un determinado tipo de conducta, relativamente consistente en el tiempo para permitir la adaptabilidad del sujeto al medio ambiente. Estos patrones son los siguientes:



  • El área cognitiva: aquí no sólo tiene lugar la inteligencia, sino todo el proceso mental que llevamos a cabo y el cómo lo hacemos.
  • El área conativa: donde se encuentra el carácter.
  • El área afectiva: temperamento, es determinado por la herencia biológica.
  • El área somática: constitución.

Para Allport no varía mucho la definición que usa al respecto, pero manifiesta su propia teoría por la cual se articula la personalidad, ésta es la “Teoría de los rasgos”. Dice que todos tenemos algunas características más presentes que otras, pero todas se comunican entre si, de esta forma tendremos:

  • Rasgo cardinal: es el que está más presente en nuestra vida, dirigiendo en un buen grado nuestro comportamiento en ciertas situaciones o decisiones.
  • Rasgos centrales: tienen bastante presencia, son importantes en la articulación de la personalidad, Allport señala que cada persona puede tener de 5 a 10 cualidades de estas.
  • Rasgos secundarios: están presentes pero no influyen tanto como los anteriores. Usualmente aparecen en casos muy puntuales.

¿Se puede cambiar la personalidad?

Como se mencionaba anteriormente, es “relativamente estable en el tiempo”, esto quiere decir que, si bien lo que no se pueden cambiar son los elementos hereditarios como el temperamento, la personalidad sí se puede “pulir”, es decir, podemos tener ciertas modificaciones en nuestra forma de pensar, actuar y sentir para volvernos más adaptativos y estar contentos con nuestra forma de “estar” en el mundo.


Conceptos Relacionados:

Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.