Inicio >Cultura> Ósculo

Concepto de Ósculo


Ósculo hace referencia al beso, tanto de respeto o de afecto, y se utiliza como sinónimo de éste. Derivado de osculum, proveniente del latín, ósculo es normalmente utilizado en el lenguaje literario y poético. Es utilizado como la forma más simple y aceptada de saludarse, y como una demostración de afecto.

El ósculo que, como bien se ha mencionado, significa beso y deriva de la palabra en latín osculum, que se forma por os, que significa boca y culum, que es un sufijo diminutivo. Y como buen término normalmente utilizado en los textos poéticos, ósculo es fácilmente de relacionar con el término amplexo, que significa abrazo.

Otra visión del ósculo se da en la Zoología, donde su significado se refiere al orificio mayor de las esponjas, aquel por el cual expulsan el agua que habían filtrado.

Diferentes usos y significados del ósculo

El ósculo, dependiendo del ambiente o cultura en el que se centre, puede representar diferentes acciones, como cariño, amor o respeto. En ciertas culturas, el beso es algo netamente íntimo y familiar, mientras que, en algunas otras culturas, se trata sólo de un saludo habitualmente utilizado en la vida cotidiana.

Ósculo

(Ósculo o beso de Judas)

Podemos observar, por ejemplo, que el beso en la mejilla entre hombres es muy utilizado en los países latinoamericanos, sin necesidad de presentar cierto grado de parentesco o amistad entre los involucrados. Normalmente es el método de saludo que eligen cuando dos personas que recién se conocen.

Esta forma de saludarse no representa en lo absoluto algo sexual ni tiene una connotación especial, simplemente es una costumbre de la región, tal como el apretón de manos o una reverencia. Sin embargo, en otras regiones del mundo, en base a sus culturas, el ósculo entre hombres se relaciona íntimamente con la homosexualidad o la invasión al espacio personal.

Por lo mencionado anteriormente es fácil distinguir que el ósculo es una acción que puede representar diferentes intenciones e intensidades y que está ligada y asociada a la demostración entre humanos de respeto, admiración y afecto. En una relación amorosa entre dos personas, se puede observar los ósculos más profundos e intensos. Esta acción pasional da lugar a la participación de las bocas y las lenguas que acceden al contacto mutuo, en una acción intensa, profunda e intima.

Si nos desplazamos al ámbito de la religión cristiana, se puede observar que el ósculo adopta una gran importancia en la misma, ya que podemos encontrar al ósculo mencionado en varios pasajes de los textos sagrados. En ellos se llama a saludar al prójimo con un ósculo santo o de amor. En este caso y como se había mencionado con anterioridad, se trata de un beso sin tintes románticos ni sexuales, sino que la Biblia propone una demostración de afecto netamente de respeto, sinceridad, unidad y pureza, invita a demostrar con acción el amor por el prójimo, que es parte imprescindible de la hermandad cristiana.

Pero el ósculo no es una característica únicamente de Latinoamérica o del cristianismo, también se puede observar esta costumbre en el Oriente Medio, donde los hombres, para demostrar su respeto hacia otro o simplemente en forma de saludo, se saludan con un beso en la mejilla, la barba, los pies, la frente, las manos, pero jamás en los labios.

Cuando hablamos de ósculo, estamos representando una acción que está cargada de significado, siendo también una acción simple. Por esta razón fue utilizado a lo largo de la historia, tanto por su carácter y carga sexual, y también por el valor simbólico que éste representa.

Cuando una persona da un beso a otra, esta acción se relaciona con el afecto y cariño que tiene la primera por el receptor del gesto, sin embargo, se puede hablar de hipocresía. Si esto no se realiza con esos sentimientos o intenciones, se denomina comúnmente “El Beso de Judas” o “el ósculo de Judas”, teniendo en cuenta la traducción de la Biblia. Este nombre se obtiene en referencia a la acción de Judas de besar a Jesús luego de traicionarlo.

Por último, tenemos el denominado ósculo infame. Éste es una actividad que se la relacionaba con las brujas, sobre todo durante la Edad Media. Consistía en que las brujas besaban a Satanás en “la otra boca”, que se refiere al ano del demonio, y éste se hacía presente en forma de animal; por ejemplo, un macho cabrío. Era muy normal que esta práctica se llevara a cabo como rito de iniciación previo a la celebración de un aquelarre y era visto como una acción de penitencia.


Conceptos Relacionados:

Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.