Inicio >Educación> Oratoria

Concepto de Oratoria


Cuando oímos la palabra oratoria seguramente lo relacionemos con la oralidad. Sin embargo, la oratoria no es el mero hecho de hablar a otro y otros, sino que involucra una cantidad de técnicas y reglas o principios que nos permiten expresarnos de manera clara ante un público numeroso.

La oratoria tiene como finalidad transmitir un mensaje sin miedos o desconfianzas y con desenvoltura.

La oratoria está relacionada con la elocuencia, de poder convencer con nuestras palabras o conmoverá quien o quienes nos oyen. Dentro de la literatura, la oratoria tiene que ver con los procesos literarios cuya finalidad es la de persuadir (como por ejemplo una conferencia). Un orador debe modificar las emociones de los oyentes, no sólo brindarles información.

Ahora bien, la oratoria es algo natural en el ser humano, como capacidad de persuadir o convencer a otro acerca de mi punto de vista u opinión. Sin embargo, se ha desarrollado como disciplina con sus reglas y sus características propias.

Los orígenes de la oratoria

Como la mayoría de las ciencias humanas, la oratoria tuvo su origen en Grecia de la mano de los sicilianos. En Grecia la oratoria era utilizada con fines políticos y para alcanzar prestigio.

Sócrates fundó una escuela de oratoria, situada en Atenas, y definió al orador como el hombre instruido y con ideales altos que iba a garantizar el progreso del estado.

Demóstenes fue el orador que fue considerado el mejor dentro de este arte. Cicerón fue quien la perfeccionó en la República Romana. Él escribió varios discursos y tratados que han llegado a nosotros casi en su totalidad.

Los diferentes tipos de oratoria

Existe en la actualidad una clasificación de los tipos de oratoria según la finalidad del orador. A continuación se expresan algunos tipos de oratoria:

  • Oratoria social: también llamada ceremonial, augural o sentimental, son las que se desarrollan en un determinado ámbito donde el ser humano participa de una ceremonia.
  • Oratoria pedagógica: busca transmitir la cultura mediante la palabra hablada, es decir transmite conocimientos. Es una oratoria didáctica o académica que busca enseñar.
  • Oratoria forense: se usa dentro de la ciencia jurídica y busca exponer con claridad los informes de jueces, abogados y fiscales.
  • Oratoria persuasiva: cuando los políticos exponen y debaten ideas políticas y utilizada principalmente en época de sufragio.
  • Oratoria sacra o religiosa realiza sermones a partir de la palabra de Dios utilizando como base la Biblia u otros libros religiosos.
  • Oratoria dentro de una empresa (llamada “Management Speaking”): es utilizada por hombres de negocios y empresarios a fin de transmitir objetivos corporativos.

El buen orador

La oratoria no es simplemente hablar en público, un buen orador debe reunir ciertas características que lo hacen distintos al resto de los hablantes comunes.

1. La oratoria siempre se realiza con un orador individual frente a un público (receptor colectivo).



2. El orador debe hablar con claridad, pero además con entusiasmo, eficacia y persuasión. El lenguaje es su herramienta principal. Un orador debe saber hacerse escuchar. debe lograr que el público muestre interés y sea reflexivo.

3. Debe el orador tener claro el fin de su discurso. Puede ser un discurso persuasivo, a fin de convencer al público de una opinión, por ejemplo. Además, puede enseñar, conmover o agradar a su público.

4. La apariencia física es muy importante así como el aseo personas. El atuendo que elije el orador debe estar acorde con las circunstancia dependiendo si es una ocasión formal o informal.

5. Un orador debe mantener una actitud positiva, estar relajado y gozar de buena salud física y psíquica.

(Orador)

(Orador)

6. Además debe poseer mucha capacidad de memoria, ya que la oratoria requiere un 90% de habla y apenas un poco de lectura de apuntes, de ser necesario.

7. Un orador debe ser sincero y congruente, es decir, que haya relación entre lo que un orador dice y hace. Además, debe ser leal a quien ha confiado en él o ella.

8. Además, un orador debe perder el miedo y los prejuicios a hablar en público, debe tener soltura y saber estar frente a un público.

Un orador debe conseguir que el público lo escuche con atención, se sensibilice con él y lo comprenda, y, en caso de ser un discurso persuasivo, que el oyente se convenza de lo que el orador está diciendo acerca de un tema.


Conceptos Relacionados:

Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.