Inicio >Ciencia> Ontología

Concepto de Ontología


La ontología es la encargada de estudiar y analizar los diferentes componentes y elementos fundamentales que conforman el universo. Ésta presenta una infinidad de interrogantes a estudiar que pertenecen a los pensamientos filosóficos. Algunos estudios se basan en la búsqueda de la existencia de Dios, las ideas y los números.

Dentro de la rama de la metafísica, que es la encargada de analizar y estudiar los diferentes componentes y elementos fundamentales que conforman el universo, está la ontología. Ésta presenta una infinidad de interrogantes que pertenecen al mundo de los pensamientos filosóficos. Para poder ejemplificar este concepto, algunos de los estudios de la ontología se basan en la eterna búsqueda de la verdad con respecto a la existencia de Dios, a las ideas (entidad de tipo mental) y de los números (es decir, entidades abstractas).

Podemos encontrar una gran variedad de estas entidades que son las que, la ontología, se encarga de estudiar. Pero no se limita sólo a ellas, sino que también, sus estudios, observan las relaciones que se conforman entre ellas, las cuales son una parte muy importante del  estudio que se realiza. Vamos a desarrollar a continuación un pequeño resumen de las diferentes clasificaciones de las entidades estudiadas, propiamente citadas.

Clasificaciones dentro de la ontología

  • La entidad abstracta: teniendo en cuenta las convenciones de la metafísica, podemos observar que las entidades tienen una distinción en dos diferentes grupos. Por un lado, las entidades abstractas y por otro, las concretas.



    Ontología

    (Ontología, representación gráfica.)

    En el primero de estos grupos podemos hallar los conjuntos, los conceptos y también los números, entre muchos otros más. En cambio, en el segundo grupo de esta división citada, se pueden encontrar, por ejemplo, los objetos, las plantas y los planetas mismos.
    Con poco análisis, podemos considerar este planteo como algo razonable, considerando los conceptos de abstracto y concreto que la mayoría de las personas conoce y se utilizan normalmente; sin embargo, es importante poder nombrar que no se ha podido desarrollar un criterio al que podamos llamar “oficial” para definir a qué clase pertenecería cada entidad, por lo tanto, se deja a la observación, análisis y conclusión de cada observador.
    Además de todo lo planteado, las entidades abstractas se ponen en tela de juicio con respecto a su real existencia, ya que éstas necesitan de una entidad concreta para completar su significado. 

  • La entidad del sentido común: esta entidad está firmemente ligada a las diferentes maneras que existen, a la hora de analizar la existencia de algo concreto, que puede ser, desde la misma identificación de cierto elemento basado en el nombre que se le haya dado en cierto idioma en particular, hasta la detallista maniobra de desarme de su composición molecular o atómica, sin importar que ignoremos por completo su concepción más evidente. Aceptando que la visión anteriormente citada sea completamente real, aun así ninguna de las respuestas que podemos obtener resulta satisfactoria del todo o al menos para la mayoría de las personas, ya que la concreción efectiva de cada una de éstas va a depender del enfoque y de las diferentes expectativas de los interrogantes en sí.
  • Los universales: éstas también son conocidas como propiedades, cualidades o atributos, y representan ciertos conceptos y adjetivos que nos ayudan a clasificar entidades concretas. Para ejemplificar lo dicho, al manifestar que la seda es suave, lo que estamos haciendo es utilizar una de sus propiedades para justificar la existencia del material en sí. Por otro lado y siguiendo con el mismo ejemplo, podemos también manifestar que, tanto la tela de seda, la piel de un niño y el pétalo de una rosa son suaves. Este último ejemplo ayudaría a manifestar concretamente el carácter de universal que presentan las entidades, ya que el adjetivo “suave” es un estado independiente de los seres y objetos mencionados, pero a su vez se advierte su presencia en todos ellos. Este tipo de entidad presenta una problemática relacionada en torno a su existencia y si llega a resolverse este punto, a la necesidad que posee de asociarse o de no hacerlo a otros conceptos.
  • La entidad mental: retornando la problemática del sentido común por su similitud, podemos plantear que es imposible determinar fervientemente si la mente existe o no, así como también si son reales las ideas, el razonamiento y la memoria. Además, frente a los ojos de la medicina nuestro cerebro no es más que un objeto material. Ahora bien, lo bueno es que los estudios no se centran únicamente en buscar la respuesta a la interrogante, sino que también se basan en teorías que afirman que la mente, sus ideas y memoria se encuentran en un plano más allá de lo material, que se escapa de la mirada humana, volviéndola así en algo imposible de ser observada.
  • El Agujero: Con un nombre tan inocente y que connota poca profundidad de estudio, la teoría del agujero supone el englobamiento de una serie de interrogantes y la ausencia de materia; o sea, la nada. Pero si esto es así ¿Se puede hablar del estudio de elementos normales? ¿Se percibe un agujero en base a esto? Esas son otras preguntas que la ontología busca contestar.


Conceptos Relacionados:

Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.