Concepto de Moral


Derivada del Latín, con un significado aproximado a costumbres, el concepto moral consiste en una serie de normas, reglas, valores, ideas y creencias; en base a las cuales un ser humano viviendo en sociedad manifiesta su conducta.

Dicho en términos sencillos, sería un manual virtual o informal por el cual el individuo sabe cómo tiene que actuar. No obstante, existe un punto de quiebre entre el significado que diferentes corrientes le atribuyen a este concepto. Mientras hay quienes lo limitan solo a las costumbres y los valores de una sociedad; otros le atribuyen la característica de poder discernir entre lo bueno y lo malo.

Por otro lado desde un punto de vista más sociológico, se las define como normas que surgen de la propia sociedad y que solo gracias a ella cobran la fuerza necesaria para imponerse a toda la población. Sin embargo, cualquiera sea la interpretación que se haga es importante destacar que existen dos elementos de los cuales la moral no puede ser separada: la cultura, y la ética.

En el caso de la cultura, es justamente ella la que permite crear estas reglas de la moral y que sean aceptables para todos los miembros de la sociedad. Si bien no se desprende directamente de ella, tienen gran influencia una sobre la otra producto del nivel de importancia que se le otorga a los usos y costumbres propios de cada región en cada una de ellas. Es por esto que quizás podría resultar moralmente incorrecto, por ejemplo, para un habitante de Uruguay lo que para un habitante de China u otro país oriental seria moralmente correcto, debido, y reconocido.

Por otra parte, en el caso de la ética, han sido elementos que se vinculan entre sí desde siempre por distintos agentes; y esto es nada menos que porque la moral es la base constitucional y fundamental de la ética. Según reconocidos autores, la ética consiste de hecho en el estudio de las normas morales, lo cual refuerza la idea de que ambos conceptos son inseparables.

Ahora bien, es de suma importancia diferenciar que por más que sean términos difíciles de distanciar, no se trata de sinónimos, dado que en sí, las dos palabras no tienen el mismo significado ni sentido. La realidad es que en la mayoría de los casos se los utiliza como equivalentes, porque no se reconoce en la ética el componente filosófico que esta posee.



En general pueden distinguirse dos tipos de moral, la objetiva y la subjetiva; sin embargo, también pueden diferenciarse algunas clasificaciones de la moral en base a la ciencia que se aplique, por ejemplo moral teológica, o moral política. De esta forma, se conoce así como moral objetiva a aquellas normas universales, que constan de hechos sociales, y que existen más allá de que después cada individuo decida o no tomarlas para su vida.

Además, según algunas posturas, se establece que para que pueda darse una moral objetiva es indispensable tomar la realidad como objetiva, y utilizar la razón, dejando de lado la percepción de cada uno. Mientras que por el contrario, serán subjetivas aquellas que se dan en torno a las creencias de cada uno, por lo tanto pierden el carácter universal, y que su existencia o reconocimiento dependerá de que el ser humano las acate.


Conceptos Relacionados:

Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.