Inicio >Naturaleza> Qué es la lluvia ácida

Qué es la lluvia ácida


Definición de lluvia ácida

Lluvia ácida” es el nombre que se le otorga al rocío o llovizna proveniente de la humedad en el aire que posee exceso de compuestos químicos, mayormente de ácido nítrico y sulfúrico, que previamente han quedado depositados en la atmósfera.

Son precipitaciones bajas o moderadas que, debido a compuestos químicos que son desechados al medio ambiente, se vuelven más ácidas de lo normal.

Lluvia Ácida

(Lluvia Ácida.)

Ésta se puede generar tanto a través de focos naturales, como lo son la erupción de volcanes, además de la fauna que se encuentra en proceso de descomposición, como focos artificiales provenientes de la combustión fósil, unos ejemplos son el humo de las fábricas, la producción de electricidad, que emanan principalmente dióxido de azufre y óxido de nitrógeno. Y por otra parte, los motores de vehículos que consumen petróleo o derivados.

¿Por qué se le llama ácida?

La condición el pH habitual o natural de la lluvia tiende a ser de 5.65, lo que significa que es ligeramente ácido y es imperceptible, a menos que se mida. Sin embargo, al poseer una buena cantidad de ácido sulfuroso, ácido sulfúrico y ácido nítrico, llega a alcanzar una acidez tal como el vinagre, es decir que en la escala de pH, llega al 3. Lo cual puede ser altamente perjudicial para el medio ambiente y la vida en la tierra.

¿Cómo se genera la lluvia ácida?

Básicamente, se produce por la oxidación del oxígeno atmosférico con sulfuro de dimetilo, sulfuro de hidrógeno u otros derivados que da como resultado dióxido de azufre, éste último sigue el mismo proceso de transformación a trióxido de azufre, gracias a los radicales hidroxilo y oxígeno. Éste queda disperso en la atmósfera, siendo atrapado por la humedad y las grandes ráfagas de viento. Esto y otros factores más, genera que, por procesos de condensación, caiga a la tierra mediante las gotas de lluvia.

Efectos de la lluvia ácida

Una condición de este tipo sólo puede traer consecuencias poco o nada favorecedoras para el planeta tierra y la vida que en él habita.

Los efectos nocivos de la acidificación de mares, ríos y lagos, hace que especies como peces, algas, mariscos, entre otros, no puedan sobrevivir. Incluso, algunos animales acuáticos pueden presentar deformaciones. Los más afectados o vulnerables son los caracoles, camarones u otros altamente sensibles y frágiles.



La tierra o el suelo también presenta cambios al tener un manto de metales tóxicos afectando a la flora y fauna. Lo que inevitablemente llega a los humanos.

Cómo prevenirla

Apuntar a la reducción de las emisiones tóxicas que se generan por las grandes industrias es lo primordial, pero requiere de cambios a nivel gubernamental para regular estos procedimientos. Asimismo, la modificación del combustible que utilizamos, como sucede con la energía proveniente del sol. Un ejemplo, son los paneles solares que sirven como batería, también son utilizados para calentar agua, entre otros usos.

Como ciudadanos también podemos hacer cambios que, aunque sean en menor escala, los resultados que arroja son fascinantes, sobre todo si lo hacen cada vez más personas. Ejemplo de ello es utilizar medios de transportes como bicicleta en vez del coche, para ir al colegio o al trabajo. Si no hay más remedio que recurrir a medios de transporte con combustibles, lo mejor es utilizar el transporte público, compartir los vehículos y no usar un automóvil por persona.

Apostar por ahorro de energía y renovación de la misma, mientras más energía reciclemos, mejor. Existe mucha información acerca de cómo llevar esto a los hogares y vivir de esta manera, puede ser más fácil de lo que imaginas y mucho más rentable a mediano y largo plazo.


Conceptos Relacionados:

Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.