Inicio >Economía y Finanzas> Letra de cambio

Concepto de Letra de cambio


Para llegar a elaborar un concepto de letra de cambio es preciso explicar ciertos aspectos previamente. Existen numerosas formas de hacer correr el dinero en la actualidad, y para pagar y comprar bienes y servicios no es necesario utilizar únicamente el dinero en efectivo. Claro que muchos conocen hoy por hoy las tarjetas de débito y crédito, o los pagos que se efectúan mediante servicios informáticos como Paypal y las monedas virtuales. Pero otros medios han quedado en cierto desuso popular, aunque se siguen empleando en diferentes casos. Así pues podemos explayarnos un poco en las letras de cambio, una forma antigua de contraer obligaciones crediticias.

El concepto de letra de cambio

Las letras de cambio se parecen al uso de los cheques, aunque tienen diferencias bastante notorias, sobre las que profundizaremos luego. En primer lugar, podemos mencionar que son pagarés escritos en documentos de papel, donde intervienen tres entes distintos:

Letra de cambio

(Letra de cambio y cheques.)

  • Por un lado existe el librado, o también conocido como girado, que es en quien recae la obligación del pago. El nombre de la persona o sociedad anónima debe estar escrito de forma completa y solamente esa entidad puede realizar posteriores trámites.
  • El girador o también llamado librador, es la persona u organismo que emite la obligación de la letra de cambio, y es quien debe firmar o sellar la orden, sin lo cual la letra no adquiere su valor específico.
  • El tomador de la letra de cambio, también denominado cobrador o beneficiario, es la persona o razón social acreedora de la deuda contraída. En la mayoría de las legislaciones, tales beneficiarios debe firmar una aceptación en el mismo documento o en un anexo para que la letra de cambio tenga validez.
  • Por último, los que pueden intervenir en las letras de cambio son los que avalan y cubren las seguridades legales en las diferentes circunstancias.

A pesar de que los cheques son más comunes y para algunos más prácticos, tantos éstos como las letras de cambio permiten el tránsito del crédito y del dinero sin tener que llevarlo físicamente.

Las diferencias entre letra de cambio y los cheques tradicionales

Podemos establecer las diferencias principales con los cheques:

  • En primer lugar, los cheques pueden ser remitidos al portador, es decir, que quien posea el cheque en sus manos, independientemente de que sea o no el que figure como deudo, puede cobrarlo. En el caso de las letras de cambio, sólo pueden hacerlos quienes figuren en la nómina.
  • En segundo lugar, son los bancos y las entidades financieras avaladas por los bancos centrales y las leyes de cada país los que pueden facilitar chequeras a sus clientes para que usen los fondos de sus cuentas corrientes. Las letras de cambio no necesitan este tipo de condiciones para existir, y de hecho pueden circular sin la necesidad de estar legalizadas por escribanos ni abogados.
  • En tercer lugar, otra gran diferencia es la posibilidad de habilitar a una tercera persona a gozar de una línea crediticia, ya que las letras de cambio existen principalmente para facilitar a este tercero en cuestión el ingreso de dinero sorteando obstáculos del sistema financiero.

Otras de las cuestiones importantes son las fechas que quedan establecidas en las letras de cambio, ya que de acuerdo a las leyes vigentes, éstas pueden ser inflexibles como en los casos de los cheques, o bien más flexibles para beneficiar al girado o librado. En algunos casos, los límites de tiempo comienzan a tomar forma desde que el deudor acepta tal demanda financiera. Por otro lado, el beneficiario puede incurrir en la elaboración de un protesto para garantizar sus tiempos de cobro.


Conceptos Relacionados:

Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.