Concepto de IVA


En esta ocasión nos ocuparemos en el concepto de IVA. Se trata de una sigla, es la abreviatura de impuesto al valor agregado. Es una carga impositiva que se aplica al consumo y se encuentra presente en el precio total del producto. Se aplica en buena parte de los países de Latinoamérica y también de la Unión Europea.

IVA

(IVA – Impuesto.)

 

¿Qué tipo de impuesto es el IVA?

Se encuentra dentro de los considerados “impuestos regresivos”. Se consideran impuestos regresivos a aquellos tipos de impuestos que no son proporcionales a los ingresos de la población o porción de la misma. Por otra parte, es considerado un impuesto indirecto debido a que no se aplica directamente al consumidor, sino que su característica principal es que se encuentra incluido en el precio total del producto que deseemos consumir.

Su origen se remonta al año 1975, siendo en su momento un impuesto regresivo parcial. Se asumía como parcial, ya que no se podía aplicar a productos de necesidades primarias y de canasta básica, de esta forma una persona pobre pagaría lo mismo de impuestos por un alimento que un multimillonario. Sin embargo, esto se ha ido perdiendo con el tiempo, al punto de aplicarse a todos los productos consumibles. Tanto fue así, que desde finales de los años 90′ también se aplica al transporte público, por ejemplo.

Recaudación del IVA

El nivel de recaudación que otorga el IVA es muy alto, al punto que en Argentina representa el 60% de la recaudación tributaria. Debido a esto muchos economistas reclaman una reforma tributaria, apostando por impuestos de carácter progresivo antes que los regresivos. Un tipo de impuesto progresivo es el impuesto a las ganancias, ya que es aplicado al total de ganancias producidos por un individuo o grupo.

Sin embargo, estas cuestiones son rara vez mencionados en los medios periodísticos, y quizás los impuestos a las ganancias son aún más discutidos y combatidos. Esto se debe, en parte, a que son impuestos de aplicación directa y la persona ve cómo su salario se ve reducido frente a sus propios ojos. Es mucho más probable que padezca más los efectos del IVA, pero es aplicado en “pequeñas dosis” haciendo que sea menos percibido por los consumidores promedio.



Como vemos, el IVA es un impuesto que varía en el tiempo y dependiendo del país en el cual nos encontremos. Esto dependerá de la política tributaria, que a fin de cuentas se trata tanto de una convicción ideológica como matemática.

Una de las características principales del IVA es que este gravamen se va añadiendo en las distintas fases de la producción. Por otra parte, es un impuesto que genera un “efecto en cadena” (esto es radicalmente distinto del famoso efecto cascada en la economía, con consecuencias claramente negativas), es decir, el IVA será aplicado a cada elemento de la cadena de circulación, y deberá abonar la diferencia existente entre el IVA que se ha cobrado y el que se ha pagado. Es importante aclarar que el consumidor final queda exento de esta responsabilidad, que será acorde a la legislación vigente de cada país.

Cualquier persona puede calcular cuánto conlleva de IVA un determinado producto o servicio, tan sólo debemos saber cuál es la base impositiva de nuestro país para este impuesto. Por ejemplo, si es de un 21%, tan sólo debemos multiplicar el precio de nuestro producto por el porcentaje (21) y dividirlo finalmente por cien.


Conceptos Relacionados:

Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.