Concepto de Historia


Cuando se utiliza el término historia se hace referencia a la ciencia social que estudia los diferentes sucesos históricos que han ocurrido tiempo atrás.

Si bien el concepto puede hacer alusión al ámbito medicinal, como la historia clínica de un paciente, el significado de historia es la narración o registro de un hecho, el cual consecuentemente se intentará certificar como cierto o falso.

La historiología y la historiografía

Cuando se utiliza la palabra historia para hacer referencia como el estudio de la ciencia social, es común confundir el concepto con el de historiografía e historiología:

1. Historiografía: el estudio de la historiografía consiste en la utilización de herramientas, técnicas y conceptos necesarios, con el fin de describir correctamente y precisamente un hecho histórico pasado y que ha podido ser registrado.

El empleo de la historiografía deberá estar sometido a la metodología necesaria para el estudio de las ciencias sociales, incluyendo entonces cada proceso de índole racional que pueda certificar la veracidad de cada hecho. No obstante, deberá emplearse también cada seguimiento que establezca la metodología científica siempre que sea requerido.

También el concepto de historiografía hace alusión a las obras que han producido los diferentes historiadores de la humanidad, como así también cada institución, grupo o estilo que pertenezcan a éstos.

2. Historiología: también conocido como teoría de la historia, el término de historiología fue acuñado por prima vez por el ensayista y filósofo español José Ortega y Gasset.

Dicho concepto hace alusión al conjunto de explicaciones, argumentos, teorías, métodos y técnicas que intentan ofrecer un panorama racional del cómo y por qué se ha originado un hecho histórico en particular o tendencia social originada por la influencia política en una porción geográfica específica.

3. Historia: al hacer hincapié con el concepto de historia, se está haciendo referencia al conjunto de hechos que han ocurrido en un momento determinado de la historia de la humanidad.

No obstante, dichos hechos deberán cumplir con diferentes características que puedan definirlo finalmente como trascendente y que por lo tanto han logrado repercutir con bastante relevancia, tanto en el tiempo en que ha transcurrido como en el futuro.

El coronar un suceso histórico como trascendente es cuestión de debate, ya que cada historiador posee su punto de vista propio y son estos mismos quienes otorgarán el grado de importancia a cada dato obtenido.

Divisiones y subdivisiones del tiempo histórico

a. Prehistoria: El tiempo prehistórico tiene lugar con la aparición del hombre en el mundo. Este tiempo no se encuentra definido puntualmente con un año de comienzo, ya que diferentes historiadores exponen fechas estimadas, según los datos que utilizan para sus estudios.

En general, se cree que la aparición del hombre ocurrió hace dos millones de años y que el fin de la prehistoria se da con la aparición de la escritura, es decir en el cuarto milenio antes de Cristo. No obstante, la prehistoria contiene subdivisiones:

Paleolítico: esta subdivisión es conocida también como la Edad de Piedra. Esta época se encuentra caracterizada por el desarrollo evolutivo de los rasgos físicos de los primeros habitantes. Además, se puede apreciar un desarrollo constante en lo que respecta a las relaciones sociales entre los hombres y a su vez se incorporan nuevos elementos, como el fuego, para la realización de diferentes actividades. La economía solo se basaba en la predisposición cazadora y depredadora de los primeros colonos primitivos para con el ambiente y ecosistemas que los rodeaban.

Mesolítico: este período se encuentra caracterizado, principalmente, por fin de la glaciación. Es denominado una época de transición en donde pueden observarse diferentes avances y cambios.

Neolítico: período conocido también como la Nueva Edad de Piedra o Revolución Neolítica. Está fuertemente caracterizado por la sustitución de la tendencia depredadora sobre el ecosistema como economía por la agricultura y ganadería.

Estas nuevas prácticas cumplieron un rol determinante para la evolución demográfica humana, viéndose favorecida entonces la densidad poblacional. Aparecieron las nuevas tendencias de sedentarismo, reemplazando entonces al nomadismo. Los asentamientos en porciones geográficas significaron un gran avance para la agricultura y el aprovechamiento de los suelos.

Edad de los Metales: esta edad o período refleja la utilización de nuevos recursos tecnológicos para realizar tareas con más facilidad; entre estos recursos puede destacarse la invención de la rueda o el descubrimiento de la metalurgia.



Los rasgos de sedentarismo originados en el período neolítico se encuentran más fortalecidos en la Edad de los Metales; las aldeas comienzan a evolucionar para transformarse en ciudades.

Las primeras características de la civilización empiezan a manifestarse en el ámbito de la economía y la sociedad con la aparición del comercio a larga distancia y la estratificación social.

b. Historia: La historia comienza, para la mayoría de los historiadores, con la aparición de la escritura. Se encuentra desde el período siguiente a la Edad de los Metales, la Protohistoria, hasta la actualidad.

Protohistoria: la característica principal de este período reside en los escritos, también conocidos como legados, que los pueblos comienzan a plasmar para dar testimonio de sus vivencias o el de otros pueblos, mediante la utilización de la escritura.

Los primeros colonizadores fueron quienes dejaron constancia de aquellas tierras que conocían por primera vez.

Edad Antigua: este período es definido por muchos historiadores como el nacimiento de la civilización a partir de la creación de Estados, la imposición de religiones y el comienzo de los primeros imperios. Los debates y puntos de vida sobre el significado de los diferentes valores morales empiezan a ser notorios.

Edad Media: tiene comienzo con la caída del Imperio Romano de Occidente en el siglo V hasta la caída del Imperio Romano de Oriente en el siglo XV. Los primeros años de la Edad Media se encuentran en un estudio constante en la actualidad debido a la falta de escritos y escasez de información sobre éste.

Se destacan las figuras de la nobleza y el clero como exponentes dirigenciales, tanto en el ámbito económico como en el social y político. Los campesinos eran quienes conformaban la clase trabajadora y esclava.

A partir del siglo XI comienza a evolucionar considerablemente el comercio y la actividad artesanal, mientras que a su vez el poderío del clero comienza a decaer por el enfrentamiento dado con las monarquías feudales. En los finales de la Edad Media puede apreciarse el comienzo de la transición del feudalismo al capitalismo.

Edad Moderna: período que comienza a finales del siglo XV y que se encuentra caracterizado por los sucesos históricos más reconocidos e importantes para el futuro.

(Historia. Ilustración)

(Historia. Ilustración)

Los conceptos de nación y Estado comienzan a gestarse considerablemente entre las nuevas porciones geográficas americanas que intentan consolidarse como países independientes de los colonos europeos.

Edad Contemporánea: edad definida entre el fin del siglo XVIII hasta la actualidad. Entre los principales rasgos de este período se encuentra destacado el avance considerable del capitalismo a nivel mundial.

El término de revolución comenzó a gestionarse de manera intensificada por los diferentes movimientos obreros.


Conceptos Relacionados:

Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.