Inicio >Ser humano> Frustración

Concepto de Frustración


La palabra frustración proviene del vocablo en latín frustratĭo y se entiende como la acción o la consecuencia de una acción que malogra un intento de algo, que lo deja sin efecto o sin respuesta alguna.

La frustración puede surgir como un sentimiento propio de las personas y que produce un cambio emocional negativo en ellas, producto de un malestar o un inconveniente que no les ha permitido cumplir sus expectativas frente a algo, dejándoles una sensación desagradable y completamente perjudicial.

La frustración según la psicología

Dentro del campo psicológico, los especialistas definen a la frustración como un síndrome que se halla en las personas y que produce en ellas diferentes síntomas. Si bien los síntomas que presentan son muy variados, los mismos están relacionados entre sí y van apareciendo de manera gradual.

Estos se hallan dentro de los síntomas negativos y perjudiciales para los individuos, ya que afectan de diferentes maneras el estado emocional del sujeto, alterando entonces su capacidad mental y su percepción.

Una persona que se encuentra sumergida en dicho síndrome presenta un retroceso y desintegración emocional. La forma en que el mismo afecta a un individuo no es de igual manera en que puede afectar a otro.

La frustración tiene impactos diversos y éstos dependerán de la personalidad del sujeto y otras variables que pueden influir en mayor o menor medida. Los problemas psicológicos que puede llegar a provocar este síndrome son diversos; la constancia, gravedad y periodicidad en la que se manifieste servirá para determinar si es necesario acudir a especialistas.

(Frustración. Ilustración)

(Frustración. Ilustración)

Es correcto afirmar entonces que la frustración refleja la inconformidad y el desagrado de un individuo que no ha podido cumplir sus expectativas ni obtener la sensación de satisfacción frente a algo.

La persistencia de sentirse frustrado desencadena una serie de actitudes y sentimientos negativos en el individuo.

Por ejemplo, un empleado que ha obrado de la mejor manera en su ámbito de trabajo, se siente frustrado por no recibir felicitaciones y recompensas justas de sus directivos.

A raíz de esto, el empleado adopta una posición contraria a la anterior, siendo ahora más irresponsable y arrogante en relación al cumplimiento de sus actividades laborales.

Formas de afrontar la frustración

Muchos especialistas dedicados al análisis de la frustración y las consecuencias que produce, coinciden en que un individuo sumergido en ella puede afrontar la situación de tres maneras diferentes:

  • Primeramente y la más común que han descubierto es la respuesta emocional que desencadena la ira descontrolada e involuntaria en contra de aquello que ha causado el síndrome de frustración. Esta situación puede observarse diariamente y la mayoría de los individuos han pasado por ella. Por ejemplo, un tenista que ha perdido un partido clave en su carrera descarga sus sentimientos golpeando su raqueta.
  • La segunda manera en que se puede afrontar una situación frustrante recibe el nombre de mecanismo o herramienta de huida. Una persona que utiliza esta segunda manera para afrontar su situación, usa todos los medios que tiene a su alcance para evitar dicho momento y de esta manera evitar el sentimiento de frustración. Estas personas suponen que escapar rápidamente del problema será la clave para sobrepasar la situación.
  • En tercer lugar, en cuanto a las maneras en que un individuo puede responder frente a una situación frustrante, se encuentra la sustitución. Aquí el sujeto que atraviesa un mal momento decide modificar él mismo o cambiarlo de manera tal que el sentimiento de frustración desaparezca o disminuya rápidamente.

Los expertos y especialistas que coinciden en las distintas formas en que puede reaccionar un individuo frente a la frustración recién nombradas, afirman y recomiendan que la mejor forma de actuar es la tercera.

Esto se debe a que reaccionar mediante la sustitución otorga a la persona una solución o parte de ella para con el problema que causa la frustración. La primera y la segunda antes descritas no sirven como ayuda, ya que las actitudes que puede adoptar el sujeto no le sirven para solucionar el problema, sino más bien para huir de él y no hacerle frente.


Conceptos Relacionados:

Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.