Concepto de Fascismo


¿Qué es el fascismo? El fascismo fue un movimiento político u/o ideología impulsado por Benito Mussolini en Europa entre los años 1918 y 1939. La palabra procede del italiano “fascio“, que quiere decir ‘fasces o haz’.

El fascismo tiene su origen en 1918, cuando se finalizó la Gran Guerra. Surge en este tiempo porque se consideró óptimo formalizar este movimiento en esa época. El fascismo sostiene que los gobiernos ganadores de la Primera Guerra Mundial son decadentes. Por este pensamiento se alinearon las potencias del eje en la Segunda Guerra Mundial.

La ideología del fascismo está centrada en el Estado, imponiendo un gran nacionalismo. ¿Por qué? Es importante pensar que en Italia surgió un gran conflicto interno durante la Primera Guerra; lo que la llevó a desorganización, rebeldía y descontrol por parte de las tropas. Nadie querría defender algo impropio. Italia sufría de una gran falta de patriotismo a nivel general. En un principio, esto se “parcheó” con la creación de un himno nacional y símbolos patrios, al no obtener la mejoría esperada, se elaboró esta ideología.

Si razonamos acerca del lugar de Italia en las Guerras, podemos ver que en la Gran Guerra, Italia estuvo del lado de los vencedores (Francia, Inglaterra, Rusia). En la Segunda Guerra, estuvo aliada con el enemigo (con Alemania y Turquía). ¿Por qué? Esto se debe a que el fascismo tuvo una gran aceptación en los países aliados a sus enemigos anteriores.

El fascismo llega a Alemania: Nazismo

Alemania, al establecer el fascismo, tuvo una inmediata aceptación popular. Las diferencias entre el nazismo, surgido del fascismo, y el fascismo propio de Italia fueron los extremos alcanzados. El nazismo fue tan impuesto, tan adoctrinado en la sociedad, y, además, acompañado por un muy fuerte gobierno, que logró una gran imposición en la sociedad. El fascismo Italiano fue mucho más atenuado, más tenue respecto a la aceptación popular.

El nazismo, tan aceptado, alcanzó limites mucho más extremos que el fascismo, llegando al racismo extremo, en donde pertenecer a una raza distinta estaba castigado con pena de muerte. Lo más impactante de este movimiento fue lo retorcido que era y la aceptación que tenía.

A esta aceptación y aliento popular que tenía, se le debe la gran capacidad de organización. A la hora de un aviso publico, discurso o desfile, las grandes masas se organizaban en cuestión de pocos minutos, siendo lo normal una hora de organización.

Impresionantemente, esta ideología tuvo un muy mal resultado.

Fascismo

(Benito Mussolini. Movimiento fascista.)

(1) En el fascismo italiano empezaron a plantearse diferentes temáticas acerca de puntos con gran controversia en el mundo. Un ejemplo es la religión. Mussolini, al implementar el fascismo, dejó de lado la religión. Al principio, nadie puso resistencia al paro del fomento de la religión; pero unos años después, el mismo Vaticano desobedeció al gobierno de facto, lo que conllevó a una disputa entre Italia y el Vaticano. En oposición a dicha medida, el vaticano abrió una radio llamada “Radio Vaticano”, en 1931.

(2) En el fascismo alemán o mejor dicho, la mutación del fascismo, el nazismo, se dirigía por un régimen discriminatorio y violento, en donde una persona distinta era un enemigo. Los nazis siempre sostuvieron este punto de vista. Un caso famoso fue el tema de la eliminación del pueblo judío.

Al mantener una política, creencia y pensamiento distinto, el pueblo alemán los empezó a discriminar de forma tal que, por el hecho de pensar distinto, se debían exiliar (sólo durante el principio). Más entrados los años, todo aquel que fuese de pensamientos diferentes era considerado como un criminal, y debía ser encarcelado y aprisionado por eso.

Segunda Guerra Mundial

El fascismo tuvo una gran importancia en la guerra. Ese poder de organización y sensación popular de patriotismo o nacionalismo siempre cae en juego cuando se trata de una guerra. Esto se debe principalmente a que, cuando se trata de algo tan grande como una guerra, ser una nación organizada y controlada es fundamental. Como ya dijimos, característica propia del fascismo y el nazismo.

Durante la guerra, lo que más importa es la estrategia y el plan de ataque; no importa el número. El fascismo y todas sus derivaciones fueron fundamentales para todo el desarrollo de la guerra. Si analizamos la Segunda Guerra Mundial, a priori podemos ver que el Eje (grupo de aliados Alemania, Italia, Japón) fracasó es su intento de gobernar la economía mundial, y hasta de conquistar ciertos territorios. Esto sucedió por un ataque realizado por los aliados en un momento de defensas bajas de Alemania. Como podemos observar, no se necesita más que un momento de descuido para ganar una guerra.

En conclusión, Alemánia, Italia, y, en parte Japón, fueron postulantes con grandes posibilidades de ganar esta Guerra. Tenían todos los factores que contribuían a la posible victoria resueltos; pero bastaron unos días de descontrol de la situación para conocer la derrota -por segunda vez-. Toda aquella organización y sentimiento nacionalista que ganaron durante el desarrollo del fascismo propio de cada país fue a parar a la basura. Estas naciones sufrieron tanto conflictos internos como diferenciación, pobreza y otros, solo por las ambiciones de sus gobernantes. Aparte de todo esto, contaban con el sentimiento de fracaso.

Si deseas leer más artículos parecidos a qué es fascismo, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Ciencias Sociales.


Conceptos Relacionados:

Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.