Concepto de Falsedad


El concepto de falsedad y su verdadero origen provienen del latín “falsitas“. Si bien se habla de una falta de autenticidad o de verdad de un objeto o individuo, también se puede presentar en forma de mentira (es la declaración que alguien hace, pero que oculta o cambia la realidad de forma parcial o absoluta).

Otra forma común en la que se presenta la falsedad es la imitación, en los objetos es más que notorio. Por ejemplo, los billetes son falsificados, como también las patentes de los automóviles al igual que las marcas más famosas.

Además, como consecuencia, este concepto engloba distintos sentimientos. Suele decirse que la hipocresía está ligada a aquello que se considere falso, porque aquí la persona está fingiendo poseer sentimientos, cualidades o bienes materiales que son contrarios o inexistentes a los que posee en la realidad. En la filosofía se plantean preguntas retóricas acerca de este concepto, considerando que lo falso es lo no verdadero en actos, la contra absoluta de la verdad. Si se entiende la verdad como la realidad, entonces da como resultado que toda falsedad es una irrealidad.

En la ciencia de la psicología, que estudia la mente humana y sus comportamientos, un recuerdo falso es aquel que no tuvo lugar nunca en la realidad o simplemente desencaja o distorsiona los sucesos. Por ejemplo, muchas personas sueñan con cosas que hicieron de pequeños y puede que solo sea un invento del pensamiento propio.

Ejemplificaciones de falsedad

Aquí están presentes algunas situaciones de falsedad para prevenir momentos indeseables o simplemente para no faltar a la verdad por decisión propia cuando se emite decir la realidad de lo que sucedió.

Por ejemplo, se suelen dar este tipo de sucesos cuando un niño rompe algún objeto que pertenece a la casa, pero cuando sus padres llegan y le preguntan si sabe qué fue lo que pasó con el objeto, el niño miente diciendo que no tiene idea de lo que le pudo haber pasado. También, si una persona va a comprar a una tienda sabiendo que pagará con un billete que acaba de recibir y no es verdadero, el dueño de la tienda tendrá formas de descubrir si lo están engañando (con una marca de autenticidad del billete o con marcadores especiales).

De igual manera sucede con las prendas de vestir de marcas reconocidas, con leer la etiqueta o ver la calidad se puede notar la falsedad o autenticidad de la misma. Circunstancias de las más frecuentes en las relaciones humanas, se expresan al nivel pareja, como el caso de cónyuges que ocultan amantes.



La falsedad aplicada al derecho

Falsedad

(Billete falso.)

Si bien existen distintas interpretaciones según los tipos de miradas, existe una legislación formalizada y penas establecidas sobre las falsificaciones. Cabe destacar que es un delito desde esta visión. Además este tipo de quebrantamiento de la ley presenta modificaciones a la propia verdad que tiene por resultado consecuencias graves.

Si un individuo realiza alguna clase de falsificación, se supone que se lo puede acusar por esta acción cometida y se le puede otorgar una condena que dependerá del tipo y gravedad del delito de falsificación. Por supuesto, se hace referencia a servidores o funcionarios con un cargo en el Estado. Esto no quiere decir que aplique a la mentira que un niño dice a sus padres. En este último caso no es aplicable, sí lo será en quienes tengan una responsabilidad pública que implica y tiene consecuencias en la sociedad.

Los ejemplos que pueden ser delitos excarcelables, denunciados o llevados a juicio son: la manipulación de testamentos o instrumentos legales (leer o entrometerse con correspondencia que no es la propia), sobornos a jueces o testigos, falso testimonio, sellos falsos, cuentas o giros de dinero falso y la adulteración de cualquier tipo de mercancía para obtener beneficios de los bienes comerciales.


Conceptos Relacionados:

Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.