Inicio >Salud> Estrés

Concepto de Estrés


El estrés es la respuesta que da nuestro cuerpo ante diversas situaciones que provocan tensión suficiente como para considerarlas una amenaza. Dichas situaciones pueden ser de diversa índole, siendo diferentes los detonantes del estrés en cada persona. Mientras que a alguien un conflicto familiar, como puede ser el divorcio, puede ser causante de estrés, en otra persona lo son, por ejemplo, los exámenes universitarios.

El estrés es una respuesta autodefensiva del organismo ante todo ciertos estímulos que hacen percibir nerviosismo y tensión en la persona. Si bien hoy en día representa uno de los problemas de salud más expandidos, debido al trajín laboral y a las exigencias sociales, esto es porque los procesos que detonan esta patología, al ser frecuentes en la vida cotidiana, tienden a generar otro tipo de problemas, sobre todo en el sistema nervioso.

Estrés

(Persona estresada.)

Síntomas del estrés: ¿Cómo saber si estoy estresado/a?

Antes de leer los siguiente síntomas, que son considerados como los más comunes, debe tener en cuenta que éstos no son iguales en todas las personas, ya que pueden variar en la intensidad y en la forma.

  • Aceleración del ritmo cardíaco
  • Respiración agitada
  • Exceso en los niveles de transpiración
  • Resequedad en la boca
  • Impotencia sexual
  • Humor iracible e inestable
  • Dificultad para concentrarse con normalidad
  • Dolores musculares varios
  • Dolores de cabeza
  • Cansancio extremo
  • Pesadillas y dificultad para descansar
  • Nerviosismo evidente
  • Falta de paciencia
  • Tristeza
  • Inestabilidad emocional
  • Falta de control motriz (temblores, por ejemplo)
  • Mareos y/o desorientación
  • Complicaciones a nivel digestivo (Falta de apetito, sequedad de vientre)
  • Exceso o falta de orina
  • Fobias y ataques de pánico
  • Insomnio

Causas del estrés

Algunos de los desencadenantes del estrés suelen bastante comunes. En algunas ocasiones el estrés no suele ser un problema mayor, puesto que se soluciona por sí solo.

  • Cambio repentino y marcado de la rutina (Cambio de escuela o de ciudad, por ejemplo)
  • Modificación abrupta de las relaciones (Separación, casamiento, compromiso, embarazo, rupturas)
  • Descubrimiento de enfermedades
  • Accidentes
  • Frustración ante la imposibilidad de alcanzar una meta
  • Algunas drogas o fármacos (Tabaco, café, pastillas específicas)


Tipos de estrés

  • Agudo: De corto plazo. Se da luego de tensiones pertenecientes al pasado reciente y al futuro cercano, esto quiere decir que resulta excitante para la persona, pero abusar de él puede ser peligroso por el desgaste que produce. Un ejemplo de un desencadenante de estrés agudo podría ser un accidente automovilístico simple que rompe el coche. El malestar permanecerá por poco tiempo.
  • Agudo episódico: Se trata del estrés agudo explicado anteriormente, pero que se suscita de forma reiterativa en la vida de la persona. Por lo general, el tipo de personas afectado por este estrés suele ser desordenado, por lo que siempre tiene prisa. El principal conflicto de salud que puede provocar son los cardíacos. En ocasiones, las personas pesimistas sufren este estrés.
  • Crónico: Es el más desgastante de los tres, puesto que logra afectar la vida desde todo tipo de aristas, ya que los síntomas se expanden a todas las áreas. Las personas que lo padecen no visualizan soluciones posibles a sus problemas, ya que es toda su forma de vida la que provoca el estrés crónico. Por ejemplo, una mujer incapaz de divorciarse, inmersa en un matrimonio violento, o un hombre que vive en la miseria y no halla cómo sustentar a sus hijos. Sin embargo, algunas causas suelen estar arraigadas desde la niñez, producto de traumas que evocan visiones del mundo depresivas y/o amenazantes. Sus principales y lamentables consecuencias son el suicidio y el desarrollo de una tendencia a padecer enfermedades graves.

Adicciones para calmar el estrés

Debido a que el estrés es una situación que genera sensaciones desagradables y ansiedad en las personas, éstas suelen refugiarse en diferentes adicciones para adquirir momentáneos estados de relajación, lo cual no es nada recomendable. Las adicciones a las que acuden con un mayor índice son el alcohol, el tabaquismo y el abuso de fármacos.

¿Cómo se trata el estrés?

El objetivo de todo tratamiento contra el estrés es lograr que el paciente sea capaz de dominar las situaciones que lo agravian. Para ello se recurre a cierto tipos de ejercicios, técnicas y hábitos.

  • Ejercicios de relajación como el yoga
  • Actividades recreativas que distiendan, como practicar un deporte o pasear
  • Elaboración de la rutina
  • Hábitos saludables en la alimentación
  • Provocación de la risa mediante estímulos
  • Tratar de evitar preocupaciones y situaciones tensas
  • Juegos de mesa para estimular la concentración


Conceptos Relacionados:

Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.