Inicio >Ser humano> Ególatra

Concepto de Ególatra


La palabra ególatra proviene del vocablo griego y su traducción al español significa admiración o adoración por sí mismo. Esta palabra puede descomponerse en “ego” y “latría”, en donde ego hace referencia al yo y latría a la adoración o admiración.

Una persona ególatra es quien adopta en su personalidad una actitud particular, la cual se caracteriza por un estado consecuente de admiración o adoración por su propia persona y todo aquello que la compone, tanto física como mentalmente.

Dicho estado está sujeto a una periodicidad constante, puesto que la idolatría a la que está sometida la persona no es normal y en muchas ocasiones suele ser patológico, producto de una enfermedad.

La egolatría en la historia

Los ególatras han existido en cada época que compone la historia de la humanidad. No obstante, con el correr del tiempo y con los avances a nivel social, relacionados a veces con la civilización y el concepto de clases sociales, las personas ególatras han aparecido en mayor medida conforme nos acercamos a los años actuales.

En la actualidad, la egolatría es considerada algo común entre los integrantes de una sociedad y esto se debe a algo que yo nombramos anteriormente: la aparición de las clases sociales.

Las clases sociales han surgido con una tendencia fuerte y definitivamente clara de que las personas, miembros de una sociedad, están diferenciadas en una pirámide decreciente, en donde la cima se encuentra ocupada por aquellos individuos considerados “superiores”, debido a sus roles como funcionarios públicos o religiosos, como así también por aquellos que poseen una posición económica significativa.

A su vez, la aparición de las clases sociales significó una ayuda a la formación de personas ególatras por la influencia constante del pensamiento de que en la vida solo hay que triunfar, ya que el triunfo es sinónimo de poder, dinero y fama.

Sin embargo, diferentes personas que han logrado “triunfar” siendo ególatras son propensas a no poder establecer lazos sociales estables.

Características de un ególatra

Una persona ególatra no es fruto tan solo de las tendencias actuales de la sociedad y su división por clases, sino también de su formación educativa y crianza.

En este sentido, el dinero o el poder quedan excluidos totalmente, dando lugar a la formación de la persona en el ámbito privado o particular.

Las personas ególatras suelen ser aquellas que de niños poseían actitud caprichosa y actos mezquinos con los que destacaban entre todos, obteniendo la atención de sus pares.

Una persona ególatra tiene grandes dificultes al momento de establecer relaciones sociales o desenvolverse con los individuos que componen su entorno.

(Ególatra. Ilustración)

(Ególatra. Ilustración)

Esto se debe a que aquellos que poseen características ególatras tienen pensamientos de superioridad, dando por sentado entonces que los individuos que los rodean son completamentes inútiles e inservibles.

Estas actitudes en la sociedad moderna son moralmente rechazadas por las complicaciones que generan. .

Un ególatra actuará anteponiendo sus necesidades ante que las de los demás, sin importar en el contexto en que se encuentre y a su vez relacionan el éxito obtenido por terceros como un fracaso propio.


Conceptos Relacionados:

Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.