Concepto de Dictadura


Una dictadura es un sistema o régimen de gobierno mediante el cual una persona (o un grupo pequeño de éstas) gobierna de manera absoluta y arbitraria, sin ningún tipo de restricción a la hora de tomar decisiones.

Qué es una dictadura

La palabra dictadura tiene su raíz etimológica en el participio latino “dictus”, que significa decir o indicar. Por su parte, el sufijo -ura hace referencia al resultado concreto de algo. De esta manera, dictadura significa el resultado de lo que una persona dice o indica. El sufijo -or hace referencia al agente, formándose así la palabra dictador.

Una dictadura es una forma de ejercer el poder, basado en el liderazgo absoluto de una persona o un grupo muy reducido. Es una forma opuesta a la democracia, siendo las bases de ésta la participación popular y la división de poderes. En una dictadura cuando todo el poder está centrado en una persona que, en ocasiones, opta por delegar las decisiones en gente de su confianza.

Durante una dictadura no existe oposición ni partidaria (partido único a partir de la Modernidad) ni personal o grupal (por censura, persecuciones, etc.). Muchas veces el dictador suele tener ciertas características carismáticas que lo vuelven muy querido por el pueblo, pero en caso de no ser así, todo dictador dispone del uso de la fuerza como forma última (o primera en muchos casos) de coerción.

Dictadura

(Dictadura en Argentina.)

El uso de la propaganda es uno de los elementos más característicos de los sistemas dictatoriales, siendo los periódicos, la televisión y la radio monopolizados por el régimen. Corea del Norte, por ejemplo, prohíbe el uso de Internet libremente a sus ciudadanos, ya que es una forma de libertad de expresión que este país no admite.

La persecución y la tortura, la publicación de listados de personas sospechosas y el uso constante de la fuerza policial y militar son elementos muy comunes en este tipo de sistemas.

Las dictaduras a lo largo de la historia

La connotación que se le da actualmente a los sistemas dictatoriales es propio de nuestra época, ya que las características propias de las dictaduras existieron en muchos regímenes a lo largo de la historia y no por eso han sido objeto de críticas salvajes (independientemente de lo autoritario o sangriento que hayan sido soberanos o regímenes específicos).

Esto se debe, principalmente, a que las sociedades antiguas no conocían a la democracia como tal, en cambio, las atrocidades que han cometido distintas dictaduras a lo largo del siglo que pasó dan muestra clara de lo terrible que puede ser hacer vivir a la gente bajo la sombra de un dictador.

Es muy común encontrar referencias de “dictadores” entre textos históricos, haciendo alusión a ciertos gobernantes de la Antigua Roma, ya que estando ésta gobernada en forma de República durante la mayor parte de su tiempo, algunos osaron pasar por encima de ésta y gobernar a su manera.

La situación cambia cuando nos referimos a monarcas en la Edad Media, ya que el control que éstos tenían sobre sus súbditos era absoluto, no podemos hablar de dictadura en una monarquía, ya que la monarquía establece de por sí todo el poder en una sola persona. Sin embargo, es necesario establecer una distinción: no toda monarquía tiene por qué compartir los rasgos opresores y extremadamente violentos que tiene una dictadura, pero no sería correcto utilizar esta etiqueta para este período histórico.

Es con la llegada de la Modernidad y con la revolución política y social que trajo la Revolución Francesa que se empezó a pensar en los pueblos como los verdaderos hacedores de su destino y gobierno. Ya no era el gobernante el representante de Dios en la tierra, ni una voluntad externa ajena a todo lo que sucedía. Es así que las personas se convierten por primera vez en ciudadanos, siendo el gobernante el resultado de la expresión popular.

Lamentablemente, como todos sabemos, la historia no sigue un desarrollo lineal y progresivo. El siglo XIX ha dado muestras sobradas de grandes dictadores, pero fue sin duda el siglo XX el más sangriento de la historia, el que más víctimas humanas se cobró y que ha dado a luz a los más grandes dictadores de todos los tiempos.

Los grandes movimientos son característicos del siglo que terminó hace un poco más de una década. El descontento social reinaba en muchos casos, el nacionalismo era moneda corriente y todo era el caldo de cultivo perfecto para que líderes carismáticos emergieran de entre la muchedumbre (Lenin, Hitler, por poner algunos ejemplos). Ahora bien, las experiencias traumáticas del fascismo italiano, el nazismo alemán e incluso el comunismo de Stalin, forzaron a una nueva distinción dentro de las dictaduras: el totalitarismo.

Totalitarismos

El totalitarismo es un tipo particular de dictadura en el cual todas las expresiones culturales políticas y sociales se remiten a un líder, representante de un partido, cargado generalmente de fuertes ideas nacionalistas y un gran sesgo ideológico.

Tanto los regímenes de Hitler, Stalin y Mussolini se encargaron de colocar todo el aparato ideológico del partido y toda la maquinaria publicitaria en pos de mantener estos sistemas dictatoriales en pie, contando con un abrumador apoyo de su pueblo. Por todo esto, podemos afirmar que los sistemas totalitarios son propios del siglo XX y se caracterizan principalmente por su tinte ideológico.

Las experiencias dictatoriales en la segunda mitad del siglo XX tuvieron características muy distintas. En regiones como América Latina, fueron golpes de estado, encabezados por facciones del ejército que derrocaron a regímenes democráticos para dar inicio a los denominados “gobiernos de facto”, siendo unas de las páginas más oscuras del sur del continente. Muchos gobiernos árabes e incluso algunos asiáticos tienen hoy en día sistemas dictatoriales.

En resumen, las dictaduras se presentan como las antítesis de la democracia, como la negación de todo lo que Occidente y el mundo debe ser.


Conceptos Relacionados:

Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.