Concepto de curriculum

El término currículum, tan usado por todos nosotros, no figura en el Diccionario dela Real Academia Española. Al buscarlo en ese texto, este nos remitirá al término ‘curricular’, que es definido como ‘Perteneciente o relativo al currículo o a un currículo’, y ‘currículo’ es definido en su primera acepción como ‘Plan de estudios’ y en su tercera acepción como ‘currículum vítae’, expresión en latín que puede traducirse como  ’carrera de la vida’. Esto da cuenta de la polisemia de este vocablo.

Currículo o currícula hace referencia al diseño que planifica las actividades académicas. Incluye criterios, contenidos, objetivos y evaluaciones, los que entre todos configuran una previsión de la forma en que se dará el aprendizaje. Este sinónimo de curriculum con currícula se produce por su etimología desde el latín, asociado a la palabra ‘carrera’. Se entiende que la educación es un proceso en el que los conocimientos solo se complementan verdaderamente a partir de un plan general (una “carrera”), con contenidos relevantes y flexibles, propuestas realistas y actividades diversas, sujetas a la individualidad de cada alumno.

La pedagogía se encarga de analizar el comportamiento de los educandos y, de este modo, prever y organizar las currículas de la forma que se considere. Tiene una dimensión psicológica, una sociológica, una antropológica y una filosófica, que se complementan reafirmando que la educación es una herramienta sociocultural, que responde a los paradigmas con los que la sociedad se comporta en ese tiempo en particular. Los docentes deben estar preparados para este tipo de proceso acumulativo y muy personal, sumando a la enseñanza de base, quizá algo impersonal, un adecuado seguimiento individual que compare los casos de los educandos con las previsiones de la currícula.

Sin embargo, la utilización más común del término se aplica como apócope del término currículum vítae. La polisemia se produce a partir de que aquí también se hace referencia a una ‘carrera’, pero a una más personal, vinculada con el conjunto de experiencias vividas que pueden resultar de importancia a la hora de ser seleccionado para un empleo o trabajo. Esta expresión ha logrado enorme consenso dentro del mercado laboral, a tal punto que probablemente no haya empleador que al buscar alguien para contratar, no le pida ‘el currículum’ para acceder a la información de su interés. Este documento, entonces, es la primera impresión que tendrá quien probablemente nos acabe contratando, y es por eso que se ha escrito mucho sobre cómo diseñar un currículum vítae “atractivo”. Algunas pautas fundamentales, entre muchas otras, pueden ser:

  • Priorizar la brevedad y la claridad
  • Incluir capacidades creativas, centrándose en los verbos de acción
  • Intentar desde el principio captar la atención de quien lo leerá, pero entendiendo que el objetivo pasa por conseguir una entrevista personal posterior.

El currículum puede ser organizado de distintos modos, ya sea en forma cronológica, presentándose como una historia de acumulación de experiencia, de lo más antiguo a lo más reciente o de lo más reciente a lo más antiguo (lo más aconsejable es esto último), o de una forma más práctica, centrándose en las habilidades de cada uno. Obviamente habrá algunas secciones que no podrán faltar: datos personales, datos académicos, datos profesionales con referencias, y en muchos casos se recomienda incluir una fotografía actualizada.


Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.




Artículos Relacionados: