Inicio >General> Cronopio

Concepto de Cronopio


El cronopio, por un lado es un género de mamífero argentino ya extinto, y por otro, los personajes de una producción literaria muy famosa del año 1962 del autor, también argentino, Julio Cortázar.

Cronopio

(Cronopio. Ilustración.)

¿Qué es cronopio?

Cronopio como animal

El ya extinto cronopio perteneció a la clase de mamíferos llamado driolestoideo, el cual vivió en el período Cretácico, hace 99,6 a 96 millones de años en Sudamérica. Su nombre científico es Cronopio Dentiacutus. Sus restos fósiles fueron encontrados en la zona de La Buitrera, en la provincia de Río Negro.

Este animal poseía un cráneo parcial, por lo que estaba incompleto, tenía algunos dientes del lado izquierdo y derecho, pero no todos. El nombre se le dio a este mamífero oficialmente en el año 2011 y quienes se lo dieron fueron Guillermo W. Rougier, Sebastián Apesteguía y Leandro C. Gaetano, cuentan que así lo eligieron en honor a Julio Cortázar. El primero de estos tres afirma que esta criatura podría haberse parecido al personaje de la película “La Era de Hielo”, que es una ardilla, la cual aparece a lo largo de toda la saga.

Cronopio en la obra de Julio Cortázar

Por otro lado, los cronopios son personajes creados por Cortázar en una serie de cuentos que pertenecen al libro “Historias de Cronopios y de Famas”, de año 1962. El definió a sus personajes como “un cronopio es un dibujo fuera del margen, un poema sin rimas”.

En realidad, la palabra fue oída por primera vez 10 años antes de haberse publicado ese libro, en el año 1952, en un artículo que fue publicado en Buenos Aires Literaria, en donde se comentaba un concierto llevado a cabo por el estadounidense Louis Armstrong, en la ciudad francesa de París, en el teatro llamado Teatro de los Campos Eliseos. El nombre de este artículo fue “Louis, enormísimo cronopio”. Aunque también se dice que estas mismas criaturas se le habían aparecido en un concierto de Igor Stravinsky, en la misma ciudad un tiempo antes durante ese año, por lo que da a pensar que a estas criaturas les encanta la música.

El escritor explicó que este término no tenía nada que ver con el tiempo (por el prefijo crono), sino que se le ocurrió estando dentro del teatro, porque vio pequeños globos verdes que flotaban dentro del lugar. Cortázar no describe demasiado la forma física de estos personajes más que diciendo que eran de color verde y húmedos. También hablaba de su personalidad, presentándolos como ingenuos, amantes de la naturaleza, alegres, idealistas, desordenados, despreocupados, sensibles y poco convencionales. También los caracterizaba como opuestos a otros personajes llamados famas, que eran más bien rígidos, organizados y sentenciosos. Quienes bien conocían a Julio Cortázar, afirman que estos personajes eran casi una copia de él mismo, ya que percibían la vida de la misma manera en que él lo hacía.

Este término, cronopio, terminó siendo utilizado por Cortázar y otros como un grado honorífico, así como hizo en la traducción de su obra Modelo Para Armar, donde declara “Esta novela y su traducción están dedicadas al cronopio Paul Blackburn (…)”.

Cronopio y su flor

Este es el título de uno de los breves cuentos de los cronopios, veámoslo para tener una idea más clara de estos personajes. Así dice:

Un cronopio encuentra una flor solitaria en medio de los campos. Primero la va a arrancar, pero piensa que es una crueldad inútil y se pone de rodillas a su lado y juega alegremente con la flor a saber: le acaricia los pétalos, la sopla para que baile, zumba como una abeja, huele su perfume, y finalmente se acuesta debajo de la flor y se duerme envuelto en una gran paz. La flor piensa: “es como una flor”.


Conceptos Relacionados:

Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.