Concepto de demanda

El concepto demanda proviene del latín demandāre. En primera instancia esta palabra podría ser definida como una solicitud o una petición. Sin embargo este concepto es de gran importancia tanto en la economía como en el derecho por eso su definición puede ser mucho más amplia.

Desde la economía se entiende a la demanda como la cantidad de los bienes o servicios que la población pretende conseguir, para satisfaces necesidades o deseos. Estos bienes o servicios pueden ser muy variados, ya sea alimentos, medios trasporte, educación, actividades de ocio, medicamentos, entre muchas otras cosas, es por ello que se considera que prácticamente todos los seres humanos son demandantes.

Se considera que la demanda se encuentra influenciada por cinco presupuestos que determinarán el aumento o la disminución de la misma. Estos son, en primer lugar, el precio de los bienes y los servicios. Es decir el valor monetario los mismos. Generalmente los precios son inversamente proporcionales a la demanda. El segundo supuesto es la disposición de los bienes y servicios, es decir si existe algún individuo o empresa los ofrece y en qué cantidades lo realiza. En tercer lugar puede ser mencionado el lugar, es decir cuál es el medio en el que se ofrece a los bienes o servicios, este espacio puede ser físico o virtual. En cuarto lugar se encuentra la posibilidad de pago del demandante, es decir si posee los medios monetarios para acceder a los bienes. El último supuesto que puede ser mencionado son los deseos y las necesidades. El segundo hace referencia a ciertas carencias de los individuos que resultan básicos, como alimentos, vestimentas, etc. Los deseos son anhelos más específicos como la compra de ropa de una determinada marca.

En la economía la demanda es estudiada junto a la oferta, es decir la cantidad de bienes o servicios que un individuo u organización dispone a la venta. Ambas son analizadas de manera conjunta ya que cuando estos dos son los que determinan la cantidad de bienes y servicios que serán producidos y el valor económico que tendrán.

En cuanto a la demanda desde el punto de vista jurídico, es entendida como la petición en el que las pretensiones son formuladas por uno de los actores. En el mismo se pretende que un juez intervenga, ya sea a partir de la protección o el reconocimiento del pedido.

La demanda debe ser presentada de manera escrita, exponiendo el motivo de la misma y la ley que lo sustenta. Algunos de los requisitos obligatorios que debe presentar la demanda son los datos del demando y demandante, los hechos que llevan a la demanda, expresados de manera precisa, la cosa que se demanda, lo que se pretende, expresándolo de manera positiva y clara y por último el derecho que se desea hacer valer.

Los efectos que pueden desencadenar la demanda son muy diversos. Los mismos pueden ser procesales o sustanciales. Los primeros hacen referencia a los actores,  es decir al demandante, al demandado y al juez. En el caso de los efectos sustanciales son múltiples y su clasificación resulta ardua ya que la misma demanda apela a diversos derechos.


Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.




Artículos Relacionados: