Concepto de amistad

El concepto de amistad encuentra sus orígenes en el Latín. En primera instancia podría definirse a la amistad como una relación entre dos o más individuos, basado en el aprecio y estima de manera desinteresada entre estas personas. Sin embargo el concepto de amistad suele ser mucho más complejo.  Por ejemplo, se dice que los amigos son como los hermanos. Sin embargo la gran diferencia con estos últimos es la elección, los amigos pueden ser escogidos. Si se mantienen a lo largo de los años, sin importar los defectos o diferencias, para participar de actividades en común, compartir tiempo, entre otras cuestiones, se debe exclusivamente a la voluntad de los individuos.  No sucede como con la familia, que a pesar de las diferencias o disgustos continúan siendo parientes, mismo contra sus deseos.

Uno de los elementos que provoca la dificultad de comprenderla y definirla se debe a que no existe una edad en particular en la que las personas se relacionen de manera amistosa. Por lo contrario se encuentra presente a lo largo de toda la vida. Queda claro que no se expresa de la misma manera en la niñez, en la mocedad o en la edad de adultos, pero siempre estas relaciones humanas cobran una gran importancia.

Se considera que la verdadera amistad dura para toda la vida, las pasajeras no son auténticas. Es por ello que estas relaciones se mantienen cuando las personas cambian e incluso pueden ser  separados por las distancias. Sin embargo los verdaderos amigos siempre encuentran la forma de mantener los lazos. Hay que tener en cuenta que esa es otra de las características de una verdadera amistad, la versatilidad de estaos vínculos sociales. A partir de nuevas vivencias y experiencias, estas relaciones se adaptan a nuevas situaciones de manera constante, puede ser que tenga tanto consecuencias positivas, como negativas.

Se cree que las bases de la amistad son diversas y depende de los individuos.  Algunos  consideran que una de ellas es por ejemplo la confianza. Donde las partes sientes que pueden creer en el otro, que actúa desinteresadamente. La confianza se debe a que un amigo estará presente cuando realmente se lo necesite, para compartir no solo aquellos buenos momentos, si no aquellos que resulten más difíciles o conflictivos.  La preocupación de los amigos es real, intenta compartir los malos momentos, para apoyar y aconsejar  a su amigo. Otra de las bases es el respeto, donde si bien se entiende que hay diferencias y se puede llegar a las confrontaciones, pero  nunca se debe subestimar o despreciar a un amigo.  No debe olvidarse tampoco la compresión, ya que los verdaderos amigos intentan entender y conocer a su compañero, para poder animar en momentos de adversidad, ante el temor e incluso en la cotidianidad.

Además existen diversos tipos de amistades, ya sea por pertenecer a sexos opuestos, que hay quienes afirman que “la amistad entre el hombre y la mujer no existe” o incluso hacia amistades con mascotas. Es común oír la expresión “el mejor amigo del hombre es su perro”. No puede ser olvidado que hoy en día hay quienes consideran que pueden existir aquellas mantenidas por carta  e incluso “cibernéticas”, que no dan lugar al contacto físico, incluso nunca llegan a conocerse o lo hacen luego de mantener el contacto escrito por mucho tiempo.


Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.




Artículos Relacionados: