Inicio >Educación> Comunismo

Concepto de Comunismo


El comunismo es una ideología política así como también un sistema de organización social que implica la desaparición de las clases sociales, la planificación económica y comunitaria, la abolición de la propiedad privada sobre los llamados medios de producción y también sobre el trabajo mismo.

El comunismo propone la colectivización de los medios de producción y la repartición equitativa del trabajo y bienes. Las bases del comunismo fueron fundadas por Engels y Marx como una nueva forma de interpretar la historia.

El gobierno comunista ideal presupone la ausencia de un gobierno coercitivo que debería luchar contra la propiedad privada y la acumulación del capital a través de la revolución. Algunos expertos rastrean el origen de algunas bases del comunismo en las primeras comunidades cristianas, incluso en la República de Platón.

Según Marx, experimentamos la opresión en las relaciones de producción dentro del sistema capitalista. Estas relaciones y la lucha de clases generarían las condiciones de consciencia social que permitirían la revolución. Para la revolución sería necesaria la creación del partido que daría unidad y cohesión a la sociedad en el preciso momento en el que el sistema capitalista sufriera una crisis interna que lo pusiera en peligro.

Doctrina comunista

Las obras de Marx y Engels habían sido tomadas tanto como doctrina como programa revolucionario y político. Luego de la toma del poder por Lenin en 1917, el comunismo manifestó su liderazgo político con la Internacional Comunista. Hasta ese entonces las bases marxistas estaban intactas, luego de las aportaciones de Lenin, se crea un apartado de la doctrina llamado “leninismo”. Estas aportaciones incluían la del imperialismo como una fase superior al capitalismo y la necesidad de un partido de vanguardia que funcionara como herramienta para liderar la revolución.

Durante su gobierno, Stalin utilizaría el nombre marxismo-leninismo para denominar la doctrina. Esto no significa una unión entre las formulaciones, sino que es un término específico para describir la línea de pensamiento utilizada para el partido y los estados bajo el control de la URSS. Tras el deceso de Stalin, el partido Comunista Ruso relegó la versión stalinista del marxismo-leninismo porque la consideraba un culto a la persona del líder.

Al no quedar en Rusia ningún líder ideológico, el foco comunista se pasa a China con Mao Tse Tung. Este hecho se considera como una ruptura entre los partidos comunistas manifestados a favor de la Unión Soviética y los demás.

Organización política y socioeconómica del comunismo

 

El marxismo ha sido utilizado como herramienta para ver la historia en términos socioeconómicos relacionados con los modos y relaciones de producción.

De esta manera dividimos la historia en estos períodos: el comunismo primitivo, el esclavismo, el feudalismo, el mercantilismo, el capitalismo y el comunismo nuevamente.

El cambio de el capitalismo al socialismo sería brusco, pero Lenin habló de un “período de transición” en el que se reemplazaría el modo de producción y mediante la expropiación de los medios de producción, terminaría por eliminar la burguesía. Por otro lado, este tipo de periodización nos muestra la idea de una organización socioeconómica que no puede utilizarse en todo el mundo. En algunos puntos geográficos como China debía utilizarse otra denominación de los períodos.

Basados en el criterio leninista, era muy común ver la creación alrededor del mundo de instituciones y partidos comunistas que deberían tomar el lugar de la vanguardia del proletariado para representar sus intereses de clase. En las repúblicas populares no existe más que un partido y en él se defienden los intereses del proletariado y el campesinado por igual. La conducción ideológica sería únicamente comunista y los asuntos económicos estarían muy bien planificados.

En este sistema se utiliza el aparato estatal para promover en la población transformaciones culturales. En las dictaduras del proletariado el rol estatal es muy importante.

Historia del comunismo

Primera Internacional

No podemos hablar de la historia del comunismo sin mencionar primero la Primera Internacional. Esta organización se fundó en la ciudad inglesa de Londres, en Saint Martin’s Hall, luego de una reunión entre trabajadores. Su primera reunión oficial tuvo lugar en la ciudad de Ginebra en 1886. Luego, en 1872, su sede es trasladada a Nueva York. Los miembros en todo el mundo sumaban la asombrosa cifra de 1.200.000. En la AIT se podían ver con facilidad los diferentes conflictos de tinte ideológico entre el anarquismo y el marxismo.

Segunda Internacional

En cuanto al origen de la Segunda Internacional en 1889, se sabe que su surgimiento fue consecuencia de varios intentos fallidos de volver a fundar la Primera. Esta organización agrupó a miembros de partidos laboristas y comunistas por igual. La Segunda Internacional encontró su fin con el comienzo de la Primera Guerra Mundial en el 1916. Es correcto decir que en esta organización se pueden encontrar las bases para lo que sería la socialdemocracia.

Tercera Internacional

Una vez que la Segunda Internacional se desarma, los grupos socialistas que se habían manifestado en contra de la guerra convocaron dos conferencias: la de Zimmerwald en 1915 y la de Kienthal en 1916. Estas conferencias son consideradas como raíces directas de la Tercera Internacional, que fue fundada en 1919 en la ciudad de Petrogrado. Esta fuerte iniciativa se debe al Partido Comunista de la Unión Soviética. Esta fase de la organización ve en su interior los conflictos entre trotskistas y estalinistas. Finalmente, los trotskistas se separan de la Tercera Internacional luego de la llegada de Hitler al poder en Alemania. Más adelante en el año 1943 se disuelve la Internacional Comunista.


Conceptos Relacionados:

Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.