Concepto de
Ciencia antigua

¿Qué es la ciencia antigua?

Se conoce como ciencia antigua (en oposición a la ciencia moderna) a las formas de observación y entendimiento de la naturaleza características de las civilizaciones antiguas, y que estaban por lo general influenciadas por la religión, el misticismo, la mitología o la magia.

En términos prácticos, se considera que la ciencia moderna nace junto con el método científico durante la Revolución Científica de los siglos XVI y XVII en Europa, de modo que toda la historia científica previa a ese momento puede considerarse como antigua.

Todas las culturas antiguas tuvieron este impulso en alguna medida, desde los egipcios y babilónicos hasta la Grecia helénica y el posterior Imperio Romano. Pero los primeros intentos por establecer un conocimiento sistemático del mundo provienen de los filósofos de la antigüedad clásica, quienes hicieron el primer intento por sustituir los saberes míticos por saberes racionales.

No obstante, no existía un campo científico como tal, y los primeros filósofos podían ocuparse tanto de las matemáticas, la medicina, la biología, la física o la astronomía de su época, siempre de la mano de su entendimiento (eran culturas profundamente religiosas) y de las observaciones que hacían y registraban del mundo alrededor.

Entre estos filósofos antiguos destaca el griego Aristóteles de Estagira (384 a.C.-322 a.C.), discípulo de Platón, cuyos postulados lógicos y racionales respecto a muy diversos aspectos del mundo abstracto, cultural y natural se mantuvieron en vigencia durante siglos, prácticamente hasta la llegada de la ciencia moderna.

El método propuesto por Aristóteles consistía en observar la naturaleza y procurar la respuesta a tres preguntas fundamentales:

  • Qué es (su esencia o causa formal y material)
  • Para qué es (causa final)
  • Por qué es (causa eficiente)

Las demostraciones de Aristóteles eran de tipo deductivo, y en ellas la lógica formal de los argumentos y las proposiciones que el filósofo se hacía eran la vía para garantizar la verdad del resultado. Este orden de razonamiento se impondrá durante muchos siglos venideros.

Ver además: Ciencia.

Características

La ciencia antigua puede clasificarse en dos períodos históricos: el antiguo y el medieval.

El primero incluye los estudios filosóficos y místicos de la antigüedad y la era clásica, abarcando desde la antigua Mesopotamia, Egipto y Grecia y Roma. Se trata de un pensamiento muy influido por la mitología, pero no tan coercitivo como el cristiano. La antigüedad grecorromana se considera la base de toda la cultura occidental (incluida la científica).

El segundo en cambio tiene que ver con el largo período del medioevo europeo, en el que predominó el pensamiento religioso cristiano como matriz de todas las formulaciones y descubrimientos humanos. A  ella se debe la escolástica, es decir, la doctrina de autoridad de los escritos antiguos, como la Biblia, que era leída como fuente de verdades objetivas.

A esto último debe sumarse la alquimia, proveniente de la cultura islámica, mucho más avanzada que la cristiana en materia científica y filosófica. De dicha cultura provienen los números actuales (arábigos) y numerosos avances en materia de química y física que luego serían redescubiertos en Europa o tomados como inspiración para nuevos adelantos.

Ciencia antigua y ciencia moderna

Las diferencias fundamentales entre ciencia antigua y ciencia moderna son:

  • La ciencia antigua carecía de un método de replicación y comprobación de las teorías, pues en su formulación sólo importaba que fueran válidas lógicamente, es decir, en el pensamiento formal. La ciencia moderna, en cambio, se rige por el Método Científico como forma objetiva y comprobable de aproximarse a la verdad.
  • La ciencia antigua mostraba mucha reverencia ante los textos previos, sobre todo en la época medieval, en que contravenir los designios bíblicos era motivo de acusaciones de herejía. La ciencia moderna también se apoya en los textos y experimentos previos, pero permite la actualización y cuestionamiento constante de lo que hasta el momento se tenga como cierto.
  • La ciencia antigua proponía un finalismo, es decir, un fin ulterior en todas las cosas, una razón de existir que debía ser descubierta. La ciencia moderna en cambio hereda de Aristóteles el mecanicismo, la consideración de que el mundo opera como una máquina o un sistema, sin una finalidad preestablecida.
  • Mientras la ciencia antigua partía de presupuestos metafísicos, la ciencia moderna los rechaza de plano. En otras palabras, la ciencia antigua partía de suposiciones aceptadas de antemano como ciertas porque se explican a sí mismas, como las ideas religiosas o teológicas. La ciencia moderna, en cambio, se opone a las formas de metafísica, pues considera que todo debe poder ser explicado.
  • Finalmente, mientras la ciencia antigua buscaba dar con las causas de los fenómenos, la moderna persigue la formulación de leyes que sirvan para describir cómo opera la naturaleza en general.

Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Conceptos (2018). "Ciencia antigua". Recuperado de: http://concepto.de/ciencia-antigua/


Citar

Citado APA: (A. 2018,02. Concepto de Ciencia antigua. Equipo de Redacción de Concepto.de. Obtenido 2018,02, de http://concepto.de/ciencia-antigua/)

Citar

Citado Enciclopédico: Equipo de Redacción de Concepto.de, 2018,02. Concepto de Ciencia antigua. Editorial Concepto.de (Enciclopedia online). Argentina.