Concepto de Bondad


La bondad refiere a un sustantivo abstracto que indica la cualidad de ser bueno y bondadoso; tanto como a un estado del alma que refleja la sabiduría y la esencia de las personas. La ausencia de maldad también nos lleva a un estado de bondad.

Si hablamos del origen etimológico, debemos referirnos obligadamente al latín bonitas, que está formado por al vocablo bonus y por el sufijo –dad, que significan “bueno” y “cualidad”, respectivamente.

Este es el significado formal de la palabra bondad, pero hay muchas variables observables a la hora de definir un concepto bondadoso. Depende el lente con el que se la estudia, la bondad puede considerar distintas miradas, pero que llevan al mismo concepto: estar predispuesto a hacer el bien desde la concepción misma de una idea. He aquí otras explicaciones que colaboran con la formación del concepto:

  • Dentro de la filosofía y más precisamente para Sócrates, la noción de bondad tiene que ver con la sabiduría de la esencia y el estado más puro del alma. Tiempo después, Kant postuló que si bien la razón domina todos los sentimientos, el resultado bueno o malo de los actos, depende exclusivamente del ser humano, ya que es mediante la voluntad que se pone en marcha la conducta que diferencia la bondad de la maldad.
  • Dentro de la religión, el concepto de bondad se acerca más a según qué tan cerca de Dios puedas estar. Dentro de la religión católica se reconoce bondadoso a aquel que, ante una ofensa, propone la otra mejilla y perdona setenta veces siete. Pero lo cierto es que, cualquier persona religiosa y creyente en Dios deberá demostrar esa creencia, practicando diariamente la bondad de acuerdo a las leyes de Él y respetando a nuestros semejantes.
    Bondad

    (Actos de Bondad.)

  • Dentro de la ética y la moral, y al ser un sustantivo abstracto, el concepto de bondad precisa de mayor detenimiento en su explicación. Al asociarse a alguien al concepto de persona bondadosa, también se suele agregar una explicación de por qué es bondadosa. O mejor dicho, si es generosa o humilde, o solidaria y respetuosa… Pero, más allá de eso, no debemos olvidar que la bondad no necesariamente significa ausencia de la maldad, sino también el fomento del bien en su máxima expresión, como oposición al mal.

La ausencia de la bondad

La ausencia o falta de bondad se traduce en egoísmo, en mezquindad y en la incapacidad de demostrar la grandeza limpia y simple del ser humano. Pero no te confundas: El ser bueno o bondadoso no tiene por qué indicar que se es sumiso, blando o sin carácter. Por el contrario, éste suele ser el argumento de los que no obran en bondad para acusar a los que sí lo hacen.

El que no practica la bondad suele caracterizarse por la falta absoluta de compasión, así también por la lectura de sus semejantes como enemigos o rivales de los que cuidarse. Esto, claramente, indica que es más seguro para estas personas vivir sumidos en la desconfianza, el odio y el rencor, deshumanizándolos y convirtiéndolos en personas indeseables y molestas para todo tipo de relaciones humanas.

Hay factores y obstáculos que hacen peligrar la bondad. El desconocer al prójimo y los valores que éste posee es la principal causa de maldad. El autoritarismo, el hambre de poder, el culto al dinero, por ejemplo, son factores que comienzan a endurecer el corazón, haciendo que los seres humanos vivan entregados a obras no bondadosas.

Por último, el mayor problema para no llevar a cabo una vida bondadosa tiene que ver con la idea errónea acerca de “ser buenos es sinónimo de ser bobos”, que tanto mal le ha hecho a nuestras generaciones. No tengamos miedo a ser buenos, gentiles, corteses, generosos y solidarios porque, como postuló Platón, “buscando el bien de nuestros semejantes, encontramos el nuestro”.

La bondad se practica desde uno hacia los demás, y sin esperar recompensa de ellos. Eso significa tener un corazón puro, noble, bondadoso, que no se conforma con lo malo que parece ser bueno, sino que espera transformar con amor todo aquello que se opone a la bondad.


Conceptos Relacionados:

Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.