Concepto de Altruismo


La definición de altruismo según la Real Academia Española (RAE), se trata del esmero y la satisfacción por provocar el bien ajeno, aún muchas veces a costa del propio bienestar. Además, las conductas altruistas están encadenadas claramente con el concepto de caridad cristiana y filantropía romana.

El origen etimológico del término conocido como altruismo proviene del francés antiguo altruisme, que define específicamente la preocupación, primordial, por encontrar bienestar como resultado del hacer el bien a los demás.

Acuñada por el filósofo francés, Auguste Comte, a mediados de siglo XIX, quien buscaba enfrentar, de alguna manera, a la palabra egoísmo, sin que necesariamente la única forma de oponer el concepto sea utilizando la palabra generosidad. La descripción de esta palabra no explicaba concretamente que el beneficiario de la buena acción fuera el prójimo, sino que el concepto era bastante amplio y confuso para la época. Ante esta problemática del lenguaje, se comenzó a utilizar el término altruismo para describir al ser humano que busca el bien ajeno sólo por el hecho de servir constructivamente a los semejantes, sin buscar nada a cambio, como recompensa ni como alabanza.

El altruismo en algunas ciencias y prácticas

Dependiendo de las distintas ciencias y estudios que incorporan el concepto de altruismo, nos encontramos con, en primer lugar, una definición utilizada desde tiempos lejanos en la psicología social y/o filosofía, y que fuera la primera versión del concepto por la cual se utiliza la palabra altruismo en estos tiempos. Esta herencia, a través de las diferentes épocas, se debe a la importancia de contraponer el concepto de generosidad, al concepto de egoísmo, y encontrar (y estudiar) una palabra que refiera que los únicos actos correctos moralmente sean aquellos que hagan felices a los demás como primer y más importante objetivo a cumplir.

Altruismo

(Altruismo, o satisfacción por generar bien ajeno.)

En cuanto a la acepción del concepto altruista dentro de la biología, podemos encontrarnos ante un patrón que hace que un animal ponga en riesgo su propia vida en pos de salvar la vida de los otros.

Esto demuestra que no sólo es un concepto observado en los seres humanos, sino que también los animales están dispuestos a sacrificar su propia supervivencia sólo para cuidar la vida de sus semejantes. Y esto se potencia en el caso de que, en ese grupo, haya alguien con quien compartir los genes, aunque también se conocen casos de lo que se llama altruismo no-emparentado.

¿Altruismo, solidaridad o generosidad?

Para comenzar a entender lo que tienen en común estos tres conceptos, concretamente relacionados, será necesario plantear en qué se diferencian para luego interrelacionarlos como conceptos.



El concepto de solidaridad habla del compromiso que asume un ser humano para con la ayuda al prójimo, a los más débiles. Y el concepto de generosidad se relaciona más con la manera elegida para poder llevar a cabo una acción solidaria, por ejemplo.

Entonces, los tres conceptos son diferentes, pero están íntimamente ligados y forman parte uno del entramado que integra parte de la realidad del otro. Y esto se debe a ser tomados como virtudes o valores dentro de un grupo o sociedad y, más principalmente, a la importancia de una educación basada en estos valores interrelacionados, que forme a las personas en el altruismo, la generosidad, la solidaridad y otras virtudes casi imprescindibles y prácticamente en “vías de extinción”, para el crecimiento y perfección de la calidad de vida como sociedad.

A todo este ovillo de conceptos y significados, debemos agregar el concepto de filantropía, con el que volvemos obligatoriamente al punto de partida, ya que la palabra en sí misma es sinónimo de altruismo. La filantropía como concepto fue acuñada en los tempranos años 300 d.C., cuando los romanos, encargados de instaurar el paganismo por sobre el cristianismo creciente, reemplazaron la palabra caridad -usada únicamente por los cristianos- por la palabra filantropía, que significaba filosófica, metafísica y éticamente “un amor al ser humano”.

Si te estabas preguntando qué era el altruismo y cómo podíamos encontrarlo dentro de la sociedad, si estabas queriendo saber en qué se diferenciaban los conceptos de solidaridad, generosidad, filantropía y altruismo, ahora conoces un poco más a fondo el concepto y podrás aplicarlo, tal vez, en tu vida cotidiana, resaltando y aprovechando al máximo el valor del altruismo; que hará de ti una persona más generosa, más comprensiva, comprometida con la vida en sociedad y la lucha por fortalecer el valor de la generosidad en los vínculos humanos.


Conceptos Relacionados:

Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.