Inicio >Ciencia> Alquimia

Concepto de Alquimia


La alquimia es una creación del esoterismo. Ésta está ligada a la trasmutación de la materia. La práctica de la alquimia fue sumamente importante para desarrollar la química original, mientras los alquimistas estaban en la búsqueda de la piedra filosofal para lograr la transformación de cualquier metal en oro.

¿Qué es la alquimia?

La alquimia es una creación de las tantas que plantea el esoterismo. Se relaciona directamente con la trasmutación de la materia. El desarrollo y la práctica de la alquimia fueron sumamente importantes y fundamentales a la hora del desarrollo de la química, mientras los alquimistas se centraban en la búsqueda de la tan preciada piedra filosofal para lograr la transformación de cualquier metal en oro y de la vida eterna.

El término alquimia encontró su origen etimológico en el griego. Éste se determina a partir del vocablo chemia, cuyo significado remite a la “mezcla de líquidos”. De dicha palabra griega es que surge el origen del término alquimia tal y como la conocemos hoy. Esta palabra fue establecida por los árabes, quienes fueron los responsables de crear la palabra alkimya.

La alquimia está determinada dentro de las proto-ciencias, siendo una disciplina que se desarrolla dentro de la filosofía y que, a su vez, incluye rastros de química, de física, de astrología, de metalurgia, de espiritismo y de arte. Durante unos dos mil quinientos años de la historia de la humanidad, las escuelas especializadas en alquimia fueron muy populares e importantes. Las regiones donde esto sucedió fueron la Mesopotamia, el Antiguo Egipto, China, la India, la Antigua Grecia y el Imperio Romano.

La alquimia en el arte

La magia y el misterio que envuelven a la alquimia y a esa búsqueda implacable de la maravillosa piedra capaz de convertir cualquier metal en oro, ha sido una fuente de inspiración para muchos autores que hoy tenemos el placer de conocer. Por ejemplo, uno de los títulos más conocidos por todos es el del escritor brasileño Paulo Coelho, quien tituló su obra como “El Alquimista”. La misma cuenta la historia de un joven pastor español a quien llamó Santiago, que sale a la búsqueda de mil aventuras con el fin de alcanzar su quimera.

Alquimia

(La Alquimia busca la transmutación de los metales.)

Lo que busca el autor con este libro es darnos a conocer que la idea de la vida es luchar por todo aquello que queremos conseguir, incluyendo nuestros sueños más imposibles. Busca resaltar que el destino actúa de manera misteriosa, pero aún así su fin es ayudarnos a que alcancemos nuestra meta y volvamos realidad nuestros objetivos. Finalmente, nos enseña y logramos entender que una característica lamentable del ser humano es que éste no logra valorar lo que tiene hasta el momento en que lo pierde.

Sin embargo, el trabajo de este autor brasileño no es el único que habla de alquimia y su tan deseada piedra filosofal. Entre la literatura y el cine podemos encontrar varios títulos de historias que hablan sobre alquimia y de su tan deseada piedra filosofal, como lo es el primer film de la tan premiada saga de películas infantiles creada por J.K.Rowling. Esta película se titula: “Harry Potter y la piedra filosofal”. La historia muestra cómo Harry Potter intenta detener la búsqueda desesperada de su eterno enemigo Voldemort (o “el que no se debe nombrar”). Este villano desea conseguir la piedra filosofal, ya que asegura que con su misterioso poder y propiedades extraordinarias, logrará incrementar su fuerza y volverse invencible.



Además de estos destacados títulos de la literatura clásica y del ámbito cinematográfico de los últimos años, podemos resaltar otros títulos basados en la alquimia, como son: “La tempestad” de William Shakespeare; “Frankenstein”, de Mary Shelley; “Cien años de soledad”, de Gabriel García Márquez y “El péndulo de Foucault”, de Umberto Eco, entre una infinidad de obras referentes al tema.

Las piedras filosofales

Pese a que durante los años la alquimia haya adoptado diferentes formas y corrientes, está finamente relacionada, en la actualidad, a la búsqueda de la manera que permita la trasformación de cualquier tipo de elemento en el valioso oro y, también, a la necesidad de lograr obtener la vida eterna.

Ahora bien, introduciéndonos más a las reales creencias de la alquimia, podemos determinar que todos aquellos denominados alquimistas sostenían la existencia de dos clases de piedras filosofales: La piedra filosofal roja y la piedra filosofal blanca.

De la piedra filosofal roja se creía que era capaz de trasformar a todos aquellos metales denominados innobles en oro. Mientras que, por otro lado, la piedra filosofal blanca lograba la trasformación de estos mismos elementos, cualquiera de ellos, en plata.

Por otro lado y sin ir más lejos, la trasformación de metales innobles no es la única virtud de la amada y tan deseada piedra filosofal, sino que ésta está íntimamente vinculada con el elixir de la vida. Esta sustancia tenía el don de poder curar a cualquier persona de cualquier enfermedad y, además, de posibilitar la vida eterna. Sin embargo, la inexistencia de esta sustancia o la incapacidad de lograr encontrarla, ayudó a que varios de los alquimistas, incluyendo a Paracelso, consiguieran grandes avances muy importantes en el ámbito de la farmacéutica.

Es importante destacar que el hecho de querer transmutar el plomo en oro no resulta científicamente descabellado. Para que esto sea posible, deberíamos extraer tres de los 82 protones que posee un átomo de plomo y así conseguir un átomo de oro (que posee 79 protones). Pero, en la práctica, las proyecciones de energía llevan a que la idea de realizar esta trasformación sea imposible.


Conceptos Relacionados:

Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.